El chelista de 24 años, premiado este verano en el concurso Chaikovski, recibe ahora el galardón al mejor artista joven en los ICMA.
Vía: www.elmundo.es/ Por: P. UNAMUNOMadrid

El joven violonchelista madrileño Pablo Ferrández, de imparable proyección internacional, continúa su racha de éxitos al haber sido elegido Mejor Artista Joven del Año en los International Classical Music Awards (ICMA), considerados los Grammy de la música clásica, que se hicieron públicos ayer y se entregarán el próximo 1 de abril en el transcurso de una gala que se celebrará por primera vez en el auditorio Kursaal de San Sebastián.

Ferrández, de 24 años, se convirtió el verano pasado en el primer español en ser galardonado en el prestigioso concurso Chaikovski (International Tchaikovsky Competition), en el que obtuvo un cuarto premio.

El jurado internacional de los International Classical Music Awards está compuesto por miembros de destacadas publicaciones de música clásica de todo el mundo que otorgan cada año cuatro reconocimientos principales: el premio a toda una vida, que en esta ocasión distingue a la soprano británica Dame Felicity Lott; el de mejor artista del año, para el trombonista, compositor y director de orquesta sueco Christian Limberg; el premio al mejor descubrimiento musical, concedido al flautista rusocoreano Nikolai Song; y el de mejor artista joven, que ha recaído en el español Pablo Ferrández.Nacido en Madrid en 1991, Ferrández fue, con 13 años, uno de los alumnos más jóvenes en ingresar en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, donde estudió con la célebre chelista Natalia Shakhovshaya.

Del centro presidido por Paloma O’Shea pasó a formarse en la Kronberg Academy alemana, en la que recibió la formación de Frans Helmerson.

El joven chelista tiene por delante en fechas próximas una gira por España con la Orquesta Sinfónica de Viena, su debut en la Philharmonie de Berlín, conciertos en México y Brasil y colaboraciones con directores como Zubin Mehta, Christoph Eschenbach o Juanjo Mena y con artistas como Anne-Sophie Mutter y Giddon Kremer.

Los ICMA han reconocido también los trabajos discográficos de grandes nombres del panorama mundial como Krysztof Penderecki, Simon Rattle, Andras Schiff, Isabelle Faust y Jordi Savall, así como la labor del sello Harmonia Mundi.