Prensa FundaMusical Bolívar

En una actividad organizada por UNICEF y El Sistema, la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela protagonizó un concierto en conmemoración de los 25 años de la convención internacional más importante que en materia de infancia se ha firmado hasta ahora

UNICEF y El Sistema, la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela protagonizó un concierto en conmemoración de los 25 años

UNICEF y El Sistema, la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela protagonizó un concierto en conmemoración de los 25 años

Este miércoles 19 de noviembre, la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música, estuvo arropada de niños y niñas venezolanos que asistieron a la celebración de los 25 años de la Convención de los Derechos del Niño, actividad organizada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Fundación Musical Simón Bolívar, ente rector del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

“Estamos honrados de estar en la casa de nuestro Embajador de Buena Voluntad Nacional, el Sistema de Orquestas (…) Quiero aplaudir el compromiso de los Estados en contra de la violencia en niños y jóvenes. Aunque las estadísticas han resultado positivas, los invito a seguir reflexionando sobre el tema de la equidad y la vulnerabilidad en que se encuentran muchas comunidades hoy en día (…) Recordemos que los derechos de la niñez son la base indispensable para una sociedad justa, equitativa, solidaria y feliz”, pronunció la representante de UNICEF en Venezuela, Kiyomi Kamaguchi, al inicio del evento.

“Con la implementación de la actividad ‘La música es mi voz’, la UNICEF y El Sistema permitieron a niños y jóvenes de diferentes núcleos musicales, conocer sus derechos (…) Esta alianza se fortalece y consolida cada día más en pro de quienes son el futuro y pilar fundamental de nuestra institución”, expresó Víctor Salamanqués, en nombre de la Dirección Ejecutiva de El Sistema y el maestro José Antonio Abreu.

En la celebración se contó con la presencia del presidente del Instituto Nacional de Estadísticas, Elías Eljuri, quien destacó los avances en materia de derechos de niños y adolescentes que ha llevado a cabo el Estado venezolano, destacando los adelantos que se han realizado en el tema del Registro Civil, elemento establecido en el artículo 56 de la Constitución Nacional. “En el año 2000, el 46% de los recién nacidos tenían la oportunidad de registrarse y reconocerse como ciudadanos venezolanos. Ahora, para el 2013, fue de un 80%. Todavía nos queda una brecha grande pero estamos trabajando para que exista un sistema único de registro civil”, puntualizó el representante estatal.

Los niños también fueron sus propios voceros. Algunos estudiantes de institutos educativos de Caracas, así como de núcleos de El Sistema y poblaciones indígenas, pasaron al podio para hacer un llamado al respeto y promoción de sus derechos, consagrados en tratados internacionales y en la carta magna. Otros, desde sus asientos, proyectaron las diferentes garantías universales que todo Estado debe asegurarles: el derecho a la vida, la educación, la salud, el deporte, un ambiente sano, el desarrollo, la no discriminación, entre otros. Todos están consagrados en la convención internacional aprobada por unanimidad el 20 de noviembre de 1989, en una reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En esta ocasión, con la participación de la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela y la batuta del joven venezolano Luis Alberto Castro, ambos en representación de lo más de 500 mil niños y jóvenes que hacen vida musical dentro de El Sistema, se hizo el estreno nacional del Himno de UNICEF, Lullaby, el cual fue compuesto por el también Embajador de Buena Voluntad, Steve Barakatt quien a través de un video, expresó su regocijo por la ejecución de su obra a cargo de una orquesta venezolana.

Como parte del programa, la agrupación de El Sistema ejecutó Imagine de John Lenon, con un arreglo orquestal del mismo Castro; esto forma parte de una iniciativa que lleva a cabo UNICEF, grabando esta histórica canción alrededor del mundo para expresar que cada niño cuenta y tiene una voz. Los músicos y el director interpretaron, además, el Danzón Nº 2 de Arturo Márquez, y Mambo de Leonard Bernstein, tan famoso de las orquestas venezolanas, con el cual finalizó el concierto.

Esta actividad forma parte de la alianza que, desde hace más de 10 años, se ha establecido entre UNICEF y el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, tutelado por la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela