Vía: Granpausa.com/ Recomendamos revisar el contenido de este interesante blog

Hacer deporte es beneficioso e importante para cualquier persona, se dedique a lo que se dedique. Para un músico, el deporte es esencial. Tocar un instrumento es una actividad física de por sí, pero si nuestros músculos no están lo suficientemente tonificados, las lesiones no tardarán en aparecer. Y si no os convencéis, echadle un ojo a este artículo El esfuerzo cardiaco de un músico en un concierto es igual al de un deportista de élite. Un futbolista no sólo entrena jugando al fútbol, no sólo trabaja para mejorar su técnica. Trabaja su musculatura y su resistencia, y además calienta.

En esta entrada de hoy te presentamos los 5 mejores deportes que un músico puede practicar minimizando el riesgo de sufrir una lesión.

1. Natación – Está claro que es uno de los deportes más completos. No necesitas ser un experto nadador, no importa tu edad y trabajarás prácticamente con todo el cuerpo. Además, comparado con otros deportes, implica más esfuerzo, con lo que consigues más resultados en menos tiempo. Entre sus beneficios figuran: mayor movilidad y elasticidad, ejercitación de las articulaciones, mejora el sistema cardiorespiratorio, elimina dolores de espalda, mejora la circulación, te relaja. Para mejorar tu postura, te recomendamos nadar de espaldas.

2. Pilates – El Pilates es un ejercicio orientado a trabajar la relación de la mente con el cuerpo, centrándose en la respiración y la alineación de la columna. Permite eliminar malos hábitos posturales, aumenta la flexibilidad y mejora la movilidad de las articulaciones. Sus beneficios son muy parecidos a los del yoga, pero el Pilates es más fácil de practicar.

3. Yoga – Esta disciplina es ideal para un músico. No sólo fortalece y relaja la musculatura. Puede ayudar a despejar la mente, a controlar tus movimientos y a identificar cuándo estás tenso y corregirlo. El yoga se basa en la observación de la postura, el papel de cada músculo en las asanas (posturas de yoga), el control de la respiración junto a los movimientos… ¿os suena de algo? Efectivamente, cosas en las que a veces necesitamos concentrarnos para tocar el instrumento. Aunque algunas asanas precisan de cierta flexibilidad, no es necesario que seas una bailarina de ballet para practicarlo. Atrévete y podrás comprobarlo por ti mismo.

4. Runnig – O salir a correr. Deporte barato donde los haya y que además se está poniendo muy de moda. Con salir tres veces en semana ya notarás sus beneficios. Especialmente cardiorespiratorios. Mejora la postura, despeja la mente y tonifica todo el cuerpo, aunque pienses que sólo mueves las piernas. Es un ejercicio muy beneficioso para articulaciones y tendones, manteniéndolos útiles.

5. Pádel – Estar pendiente del compañero, ayudarse y crear compenetración es algo que se puede aprender. Por ello, a los beneficios físicos del Pádel se le suman los beneficios del deporte en equipo. Además, es más sencillo que el Tenis y menos “peligroso” que otros deportes de pelota /balón, que podrían provocar que nos lesionásemos unas semanas.

Cualquier deporte que te guste es bueno para tu salud y la de tu carrera como profesional de la música. Patinar, ciclismo, fútbol…. Todo vale siempre que te guste y te enganche.

Y ahora tú, como buen músico-siempre-ocupado dirás “Todo esto es muy bonito, pero yo trabajo/voy a clase/tengo hijos/tengo deberes y además necesito muchas horas al día para estudiar el instrumento. ¿De dónde saco yo tiempo para hacer deporte?” Pues no te preocupes, y lee este otro artículo en el que te damos unas ejercicios simples que puedes hacer en casa y no te llevarán mucho tiempo. Lo importante es que te muevas, ¡aunque sólo sea un poquito!