Vía: www.elmundo.es/ Por MARCOS TORÍO

Agradecidos con María Elisa Flushing por recomendar este interesante artículo

La biografía de Lang Lang (Shenyang, China, 1982) es un seguido de récords precoces. A los cinco años ofrecía su primer concierto, a los trece tocaba con soltura los Estudios de Chopin y apenas superados los 30 es el primer pianista de música clásica considerado una estrella planetaria. Un equipo controla férreamente una carrera y gira cuya única parada española será el jueves 25 -a partir de las 19.30 horas- en el Formentor Sunset Classics, el ciclo que organiza en sus jardines el Barceló Formentor.

El pianista contesta por correo electrónico a la entrevista y deja en blanco las preguntas que aluden a la situación político-social de su país. Lo suyo es la música, como solista y como preceptor en distintas clases magistrales por todo el mundo. Además, gracias a la labor de su fundación, más de 40 millones de niños en China estudian piano.

El primer piano entró en su casa cuando tenía dos años. ¿Por qué ese instrumento a una edad en la que no pudo decidir?

Fue una gran visión de futuro por parte de mis padres. A veces uno no descubre lo que le encanta hasta que puede ser demasiado tarde, así que ¿por qué no adelantarse y probar suerte con el piano desde pequeño? Afortunadamente funcionó y el piano resultó ser mi pasión.

¿Había tradición musical en su familia?

Mi padre toca el Er-Hu, un instrumento tradicional chino; y a mi madre le encanta bailar. Así que supongo que mi talento musical tiene que ver, en parte, con eso.

¿Qué tiene el piano que no tengan otros instrumentos?

El piano es el instrumento más poderoso. ¿Qué otro instrumento puede lograr un sonido como el de una orquesta sinfónica completa? Sólo el piano.

Fue un niño precoz y se dedicó con ahínco a tocar el piano, ¿siente que perdió algo de su infancia?

Puede ser, pero a cambio tuve una infancia diferente. Disfruto muchísimo tocando el piano y gracias a eso tuve experiencias distintas y muy divertidas. ¡No las cambiaría!

¿Qué compositores conectan mejor con su forma de tocar?

Siento mucha conexión con distintos compositores, pero suelen ser, sobre todo, aquellos sobre los que estoy aprendiendo en el momento. Desarrollar esa conexión especial con los compositores de las piezas que toco es de hecho la manera en la que suelo estudiar música.

¿Cuáles cree que son sus claves como pianista que le diferencian del resto?

Seguramente, mi pasión al tocar.

Ha conseguido popularizar la música clásica y llevarla a terrenos más multitudinarios, ¿cómo lo ha conseguido?

Hablando a generaciones más jóvenes. Al fin y al cabo, son ellos los que marcarán el futuro de la música clásica, y acercarse a ellos es esencial para popularizarla. A través de mi fundación Lang Lang International Music Foundation hemos creado muchos programas para fomentar la educación musical entre los más jóvenes: estoy convencido de que ésa es la manera de hacerlo.

¿Qué sintió al actuar en la ceremonia de los Grammy, en un contexto pop con todo el engranaje de una gala de ese tipo?

Fue una sensación muy nueva para mí. Es una grandísima fiesta y me divertí mucho.

¿Cree que se equivocan quienes intentan mantener la música clásica en un contexto elitista?

Sí. En mi opinión, la música clásica es para todos, y para todos los días. Es cool.

Tiene todo un equipo trabajando para usted y gran presencia en las redes sociales, ¿imaginó que podría convertirse en una estrella global?

Siempre he estado más centrado en trabajar duro y en hacer lo que me apasiona que en crearme expectativas. Pero sí: tengo un gran equipo detrás y le estoy infinitamente agradecido.

Viste con camisetas con su propio logotipo, ¿qué importancia tiene para usted su imagen?

Puede sonar raro, pero de hecho vestir así me hace tener más confianza en mí mismo.

¿Cuál debe ser la principal cualidad de un pianista?

Creo que lo más importante es la pasión por la música, pero además tener claro qué quieres hacer y a dónde quieres llegar.

¿Qué partituras le gustaría tocar y todavía no ha podido hacerlo?

Muchísimas. Paso mucho tiempo estudiando nuevos repertorios para cada temporada y preparando conciertos con piezas nuevas. ¿Para qué repetir cuando hay tantísima música que explorar?

¿Qué sintió al tocar en la inauguración de los Juegos Olímpicos?

Fue un sueño hecho realidad y me sentía como estar tocando para el universo. Me sentí verdaderamente orgulloso de poder representar a mí país y de ejercer de anfitrión a todos los que vinieron a Pekín desde distintas partes del mundo.

¿Qué le gusta hacer más allá de tocar el piano?

Me encanta el deporte, en especial el fútbol, el baloncesto y el tenis. De hecho, hace pocos días estuve en la final del Open de Francia y me pareció muy emocionante. También me gusta mucho el cine y suelo pasear para desconectar y relajarme.