Luego de su paso por Barcelona y Madrid, los músicos venezolanos escribieron su nombre en la flamante sala del Elbphilharmonie, con su participación en el festival ¡Viva Beethoven!. El público alemán aplaudió con euforia la interpretación de las nueve sinfonías


Prensa FundaMusical Bolívar- Mppdpsgg (24/3/2017)

Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV) conquistaron nuevamente la cumbre más alta, al ganar los aplausos del público alemán con su interpretación de las nueve sinfonías de Beethoven. Esta vez, lo hicieron en la sala de conciertos del Elbphilharmonie donde tocaron las obras máximas del genio de Bonn, en orden cronológico. Del 19 al 23 de marzo se ganaron el reconocimiento de los espectadores que agotaron más de diez mil entradas para presenciar la serie de conciertos del festival ¡Viva Beethoven!, encuentro que estuvo a cargo de la agrupación venezolana, y que sin duda se convirtió en la cita sinfónica de la temporada en Hamburgo.

Durante el primer concierto presentaron dos oberturas de gran contenido dramático. Egmont, antes de la Primera sinfonía, y posteriormente, la obertura Coriolano, antes de laSegunda sinfonía. Con la Obertura Egmont la tragedia y el drama quedaron marcados bajo la batuta del maestro Dudamel. Los potentes primeros acordes dieron paso a la dulzura de los instrumentos de vientos. Las cuerdas dialogaron con la tensión propia del lenguaje beethoveniano. Egmont dejó constancia de la sólida   formación de la OSSBV, gracias a su riqueza de matices y dinámicas vibrantes. Sobretodo con la alegría en la ejecución, que indujo los primeros aplausos cálidos en la sala. Luego, los aplausos se hicieron continuos, y de allí hasta alcanzar los cinco minutos de reconocimiento al trabajo de nuestros artistas. Lo mismo se repitió hasta convertirse en el denominador común de las cinco presentaciones de la orquesta venezolana y su director en esta ciudad alemana.

El lunes 20 de marzo, el carácter heroico de la Tercera Sinfonía y la elegancia de la Cuarta permitió al conjunto de músicos demostrar su madurez. El martes 21,  la Quinta de Beethoven se convirtió en un viaje asombroso a través de uno de los motivos musicales más populares de la historia: El golpe del destino. La velada continuó con una de las más famosas: la Sexta sinfonía. El miércoles 22, la Séptima y Octava ganaron especial reconocimiento.

El jueves 23 de marzo, los espectadores llegaron muy temprano para colmar las sillas del Elbphilharmonie con el fin de escuchar la Novena Sinfonía, de Beethoven; que contó con las voces de los integrantes de la EuropaChorAkademie y con la participación como solistas de la soprano Julianna di Giacomo, Tamara Mumford (mezzosoprano), Joshua Guerrero (tenor) y Soloman Howard (barítono).

Más de 10.000 espectadores que siguieron esta aventura en Elbphilarmonie y los que lo han hecho a través de la transmisión en directo de los conciertos difícilmente podrán borrar la huella que han dejado estas presentaciones de la orquesta cúspide de El Sistema sobre la gran herencia musical del genio de Bonn, compuesta por obras llenas de energía y vitalidad.

Esta exploración en el alma de Beethoven continúa del 26 al 30 de marzo, con cinco conciertos en el Musikverein de Viena, donde la OSSBV presentará la integral de sinfonías del genio de Bonn en la Sala Dorada.