Prensa FundaMusical Bolívar

Los integrantes de la primera Nacional Infantil de Venezuela forman a las nuevas generaciones, a esos chamos que hoy conforman la nueva orquesta que debutará en Caracas y en Milán a mediados de este año

Maoly González perteneció a la primera generación de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela, la de 1995; la del maestro Gustavo Dudamel y varios de los integrantes de la actual Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. Con ellos asombró al mundo por el virtuosismo musical que demostraban unos chiquillos, hijos de la primera generación de El Sistema. A sus 31 años, esta percusionista zuliana no se ha desligado por completo de la Nacional Infantil. Desde hace 16 años, siete de sus alumnos de percusión, que forma en el Conservatorio de Música José Luis Paz de Maracaibo, han entrado a la fila de la Infantil.

De los 14 zulianos que integran la Selección 40 Aniversario – 2015, dos son alumnos de la profesora González: Gadiel Pirela y Simón Oliveros, ambos de siete años de edad, y los más pequeños de la fila de percusión. “Cuando me enteré que mis dos terremotos, como los llamo cariñosamente, quedaron en la selección, no pude dormir en toda la noche. Que un alumno quede en la selección es un triunfo para todos los profesores; nuestro trabajo está dando resultados. Todo lo que el maestro José Antonio Abreu nos enseñó lo estamos retribuyendo a las nuevas generaciones. La música ha trascendido. Ahora nosotros nos encargamos del trabajo que hacían nuestros profesores”, asegura la profesora que ha formado el Ensamble Preinfantil, Infantil y Juvenil de Percusión del Zulia, integrado por 80 jóvenes de toda la entidad.

Licenciada de Comunicación Social, no duda en decir que la carrera de su vida ha sido la música. Por eso regresó al estado Zulia, entidad que cuenta desde hace 38 años con el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. En 18 núcleos y 30 módulos desplegados en toda la región zuliana se atienden a 28. 478 niños y jóvenes. “Esta es nuestra familia. Yo quiero a los niños de mis ensambles como si también fueran mis hijos. Regresé al estado porque aquí están mis raíces, y creía en la evolución musical que hoy sé evidencia con esta Nacional Infantil. El Sistema cambió mi vida, y me hizo entender que la música llena mi alma”, apunta González, quién además formó parte de la Orquesta de las Américas, que dirigió el maestro Claudio Abbado.

La música también le está cambiando la vida, de una forma u otra, a los más de 623.000 integrantes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, que serán los profesores de mañana. Su formación musical es y será el resultado de los esfuerzos pedagógicos de acción social de la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.