Vía: www.panorama.com.ve/ Yesenia Rincón / Maracaibo / Foto: Mónica Guevara

Pequeños embajadores de la alegría tomaron desde las 4:00 de la tarde del sábado, la Sala de Artes Escénicas del Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, donde por primera vez, los 200 integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela se presentaban en la región zuliana, compartiendo escena,  fraternamente, con a los 400 de la Sinfónica Regional Infantil del Zulia.

La dulce  energía de los 600 niños, de siete a 12 años, impregnó el espacio y contagió a todos los asistentes que desbordaron el centro cultural en continuidad del festejo de los 40 años del Sistema Nacional de Orquestas y Coros  Juveniles e Infantiles de Venezuela y como cierre de la gira de la agrupación nacional por el occidente del país, pasando por los estados Táchira, Mérida y  Trujillo, hasta cerrar en el  Zulia .

Y en honor a la infancia, fue la  niña María Laura Rangel, de 10 años, y miembro del Núcleo Maracaibo Centro, quien dirigió a la Sinfónica Regional Infantil para abrir el concierto con el Cuarto movimiento de la Sinfonía Nº 9 de Beethoven, mejor conocido como el Himno a la Alegría.

Previo a ello, Giovanni Villalobos, Secretario de Cultura de la Gobernación del Zulia,  quien anunció que entregarán al Sistema  más de un centenar de partituras rescatadas de los archivos de la Universidad del Zulia, mayormente  de música zuliana.

Después tomó la palabra Andrés González, director de la Sinfónica Nacional Infantil  , una vez más para exaltar la labor visionaria e inagotable del maestro Abreu.

El concierto transcurrió con picos de alegría puestos por los tambores y gaitas de los núcleos del Sur del Lago.

Un momento especial se vivió cuando tres niño de la agrupación nacional, dos con cuatro y uno con maracas  se pararon frente a ambas orquestas,  para interpretar el  Pajarillo y cerrar con la emotiva canción Venezuela, bajo una lluvia de papelillos tricolor y la ovación de los presentes.