Vía: spanish.people.com.cn | Por Gao Aihua y Yasef Ananda

Pekín,10/11/2015(El Pueblo en Línea)-Como un magistral acto de talentosa entrega musical colectiva puede calificarse la presentación en Pekín de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela “Teresa Carreño”, dirigida por el maestro Christian Vásquez.

El Auditorio Nacional de Pekín resultó pequeño para todo el calor, simpatía y excelencia interpretativa ofrecida por cada uno de los integrantes de esta reconocida agrupación.

El exigente programa, elegido para la primera presentación de la orquesta en Asia, presentó piezas de compositores poco interpretados en China como el telúrico Bernstein, el colosal Ginastera, un heroico Strauss y al revolucionario Chávez.

No es casual que la Orquesta Sinfónica Juvenil “Teresa Carreño”, dentro de su repertorio,destaque la magistral “Sinfonía India”. Su compositor, el mexicano Carlos Antonio Chávez, en sus escritos teóricos, enfatizó la creación de un “arte útil”, beneficioso para el pueblo, sin discriminación de clases sociales. El arte, según Chávez, no debía ser lujo ni privilegio. De hecho, afirmó: “La Revolución en música es, en suma, la lucha del arte para todos”.

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, estructura bajo la cual se desarrolla la actividad musical de la orquesta sinfónica juvenil “Teresa Carreño”, fue concebida y fundada en 1975 por el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu para sistematizar la instrucción y la práctica colectiva de la música como instrumento de organización social y desarrollo humanístico.

Actualmente, dentro de este sistema, se forman más de medio millón de músicos y este año se espera llegar al primer millón de estudiantes. Para cada joven matriculado hay un instrumento y un profesor. Ya suman 150 orquestas sinfónicas y 60 orquestas infantiles, distribuidas por toda Venezuela.

La presentación de la Sinfónica Juvenil “Teresa Carreño”en Pekín también estuvo llena de sorpresas. Al concluir el obligatorio programa y ante el insistente reclamo del público chino, deseoso de escuchar más música, un punto de giro trastocó el carácter de lo que hasta ahora se perfilaba. Y comenzó entonces la fiesta del mambo, el joropo y el goce profundo del alma llanera.

Con este ovacionado concierto, la Sinfónica Juvenil de Venezuela “Teresa Carreño” reafirma, desde la música, la inobjetable verdad y las conquistas sociales que se pueden lograr cuando el arte se hace “con todos y para el bien de todos”.

La primera gira asiática de la Sinfónica Juvenil de Venezuela “Teresa Carreño” también tendrá como escenarios las ciudades de Shanghai, Tokyo y Soma.