Viernes 10 de julio a las 6 p.m. Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. Entrada libre

La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, invita a toda la comunidad caraqueña a celebrar a lo grande su concierto aniversario más importante de este año: Concierto 85 Años protagonizando la historia de un país junto a la Orquesta Sinfónica de Venezuela es la oportunidad perfecta para reencontrarnos con la música que se presentó en el primer concierto público de La Sinfónica, aquel 24 de junio de 1930 bajo las batutas de los maestros Vicente Emilio Sojo y Vicente Martucci.
unnamed
Será un concierto cargado de emoción y sentimientos, donde lo mejor de 85 años de historia musical se verá en el escenario de la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. Siendo la OSV protagonista en el ámbito de la música clásica como la precursora del movimiento orquestal venezolano, y la orquesta con mayor trayectoria ininterrumpida en el continente latinoamericano, el público compartirá junto a los músicos y al director invitado, Maestro Carlos Riazuelo, un momento único y trascendente, que nadie debe perderse.
Afiche_twitter
La Obertura del Cazador Furtivo de Carl María von Weber y Nocturno Op. 70 N° 1 de Giuseppe Martucci fueron interpretados en el concierto inaugural de nuestra institución hace 85 años y ahora verán vida nuevamente. El Cazador Furtivo es considerada la primera ópera romántica alemana importante, por incidir en el elemento nacional y en una emocionalidad destacable en su melodía.

Carlos Riazuelo

Carlos Riazuelo

El Nocturno Op. 70 N° 1 fue compuesto en 1891 por Giuseppe Martucci, compositor oriundo de Campania, Italia y primo hermano del director fundador de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, Vicente Martucci. Esta obra forma parte recurrente en los repertorios de la OSV y ha sido interpretada varias veces a lo largo de los años, siendo la última vez el 25 de junio de 1989.

La Sinfonía Nº 9 en mi menor, Op. 95 (1893), también conocida como Sinfonía del Nuevo Mundo es posiblemente la sinfonía más conocida de Antonin Dvorák, compuesta la estancia del compositor en Estados Unidos.