Prensa FundaMusical Bolívar

La contemporaneidad y el romanticismo francés serán las épocas que Dietrich Paredes y la orquesta Simón Bolívar harán revivir este martes 1 de abril en la sala Simón Bolívar, con el Concierto para viola y orquesta del compositor húngaro y la Sinfonía nº 3 del creador galo

El Centro Nacional de Acción Social por la Música (Cnaspm) recibe el mes de abril este martes 1, con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV) acompañando a Roisber Narváez -violista e hijo de uno de sus fundadores- con el Concierto para viola y orquesta de Béla Bartók. El concierto, que se llevará a cabo en la sala Simón Bolívar a las 5:00 p.m., incluye también la Sinfonía nº3 “con órgano”, del francés Camille Saint-Saëns.

Roisber Narváez

Roisber Narváez

Bajo la batuta del enérgico Dietrich Paredes, Narváez, miembro de la fila de violas de la principal orquesta de El Sistema e hijo de uno de sus pioneros, Ricardo Narváez, alcanzará con este concierto su título como Licenciado en Ejecución Instrumental, mención Viola Solista, de Unearte.

l Sistema • Youth Orchestra of Caracas: Dietrich Paredes, Youth Orchestra of Caracas © Silvia Lelli

l Sistema • Youth Orchestra of Caracas: Dietrich Paredes, Youth Orchestra of Caracas
© Silvia Lelli

“Estoy súper contento de tocar con mi propia orquesta, que es de altísimo nivel. Es un honor graduarme junto con mis compañeros y muchos quienes lo fueron de mi papá. En este concierto le haré honor a él, porque además utilizaré su instrumento”, expresó el violista de 28 años, quien al tiempo resaltó la exigencia técnica e interpretativa de esta obra compuesta por el húngaro Bartók y que fue culminada, de manera póstuma, pues al momento de su muerte -a causa de leucemia- el autor solo tenía algunos bocetos.

Eso no impidió que la idea de este reconocido creador del siglo XX se inmortalizara, ya que su amigo y colega Tibor Serly la culminó en 1949. Ese año, el 2 de diciembre, fue estrenada por el violista que originalmente le encargó la obra a Bartók, William Primrose, quien le hizo esta solicitud por considerar que éste escribiría una obra difícil de ejecutar. “A partir de este momento el concierto fue muy bien recibido en las salas, y es el que exigen en concursos así como para culminar carrera de solista”, complementó Narváez.

Luego de esta primera parte, la Simón Bolívar y Dietrich Paredes continuarán con una de las creaciones más importantes del compositor, pianista y organista francés, Camille Saint-Saëns, la Tercera sinfonía, terminada en 1886 en lo que probablemente fue el momento cumbre de su carrera artística.