Vía: DiVerdi.com | La semana pasada el director de ópera de la Royal Opera House de Londres, el danés Kasper Holten (Copenhague, 1973), actualmente en su segunda temporada en el cargo, y el director musical de la institución, Antonio Pappano (Epping, Inglaterra,1959), han presentado un ambicioso programa de apoyo a la creación operística mediante premières en el Reino Unido y estrenos absolutos tanto en el escenario principal del Covent Garden como en el Linbury Studio Theatre, la sala modular de 400 localidades situada en el subsuelo de la ROH e inaugurada en 1999.

Pappano y Holten presentan un espectacular programa de nuevas óperas para el periodo 2013-2020

Pappano y Holten presentan un espectacular programa de nuevas óperas para el periodo 2013-2020

Holten ha insistido en que la nueva creación no figurará en la periferia de la programación de la Royal Opera sino en el núcleo central de su actividad, y no por obligación sino por pasión, a la vez que confían en que el público será partícipe de esta misma curiosidad y secundarán la iniciativa con una mentalidad abierta. Pappano ha añadido que para este programa han tratado de contar con compositores que tengan auténtico instinto y pasión por la ópera. El programa abarca diversas iniciativas y modalidades (que incluyen óperas para jóvenes y para familias, así como talleres, participación de artistas digitales, etc.), se desarrollará a lo largo de nueve temporadas a partir de la presente, y está todavía abierto a nuevos encargos. Al menos 15 nuevas óperas serán estrenadas entre ambas salas, y en su casi totalidad como resultado de acuerdos de coproducción con teatros y festivales tanto británicos como europeos y americanos.

En la actual temporada, además de la reposición de The Minotaur de Birtwistle, destacan las premières en el Reino Unido de La importancia de llamarse Ernesto (2010) del irlandés Gerald Barry y de Written on Skin de George Benjamin, estrenada el pasado julio en el Festival de Aix-en-Provence. A partir de la próxima temporada 2013-2014 comienza una gran actividad en materia de nueva creación, debida a la iniciativa del flamante director de la Royal Opera.

Entre los nombres más conocidos de compositores que han recibido encargos destacan los británicos Mark-Anthony Turnage –del que, además de la reposición de Anna Nicole, se estrenará una ópera para niños en el Linbury en diciembre de 2015 y un nuevo título en 2020– y Thomas Adès (una ópera basada en El ángel exterminador de Buñuel). Judith Weir presentará una adaptación de un drama de Max Frisch en el Linbury, donde también verán la luz una ópera para audiencias familiares de Julian Philips, dos inspiradas en el mito de Fausto, compuestas por el autor de música electrónica Matthew Herbert y por Luke Bedford, así como otras del australiano Ben Frost, del americano Philip Glass, basada en El proceso de Kafka, y del danés Soren Nils Eichberg.

En el escenario principal del Covent Garden también se estrenarán una coproducción con la Deutsche Oper de Berlín basada en la novela del noruego John Fosse Mañana y anochecer y puesta en música por el alemán Georg Friedrich Haas, así como la adaptación de Through the Looking Glass de Lewis Carroll, de la compositora surcoreana Unsuk Chin (Seúl, 1961), que en 2007 obtuvo un gran éxito en la Staatsoper de Munich con Alicia en el País de las Maravillas; ambas llevan libreto del chino-americano David Henry Hwang.

El entero programa culmina en 2020 con un proyecto de cuatro óperas de gran formato de otros tantos grandes compositores europeos –Mark-Anthony Turnage, Kaija Saariaho, Luca Francesconi y Jörg Widmann– sobre las preocupaciones y los mitos del hombre actual, con las respectivas visiones que cada uno de ellos aporte a las preguntas formuladas sobre esos temas por el filósofo esloveno Slavoj Zizek.