Germán Marcano es uno de los grandes violoncelistas que ha dado Venezuela. Es uno de los pioneros del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. También es docente de amplia trayectoria en la Escuela de Música Mozarteum Caracas, el Colegio Emilio Friedman y en el Conservatorio de Música Simón Bolívar formando a las nuevas generaciones.


ESPECIAL VENEZUELA SINFÓNICA

En el campo sinfónico no tiene nada que probar, ha recorrido los principales escenarios del mundo como integrante de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y con su rol de solista de gran prestigio. En 2016 decidió incursionar en la música tradicional venezolana, lanzando al mercado el disco “Rochela”, con el cual ha recibido excelentes críticas.

Germán Marcano le adelanta en exclusiva a Venezuela Sinfónica los detalles de lo que será su segunda producción discográfica en el cambio de la música tradicional venezolana. Además ofrece un adelanto de sus planes futuros y brinda su opinión sobre el movimiento de violoncelistas de la actualidad.

¿Cómo ha visto el resultado en cuanto a aceptación del público del disco Rochela?

Le ha ido muy bien, he recibido buenas críticas por lo novedoso, no es común conseguir discos de música venezolana en los que el instrumento principal sea el violoncelo. Quisiera promoverlo más, hacer más conciertos.

¿Para cuando tienes previsto lanzar el próximo CD de música venezolana?

Mira, creo que para mediados de 2017 o quizá un poco antes. Estoy trabajando en eso. Tengo grabado ya más de la mitad del CD, solo me faltan 3 temas y luego viene todo el proceso de mezcla, master, producción, diseño gráfico, la parte legal y la fabricación.

¿Qué nos puedes decir sobre su dirección musical?

Es una continuación de lo que hice en el disco Rochela. Continúo con la exploración de la música venezolana. Sigue siendo novedoso hacer música venezolana con el violoncelo. Las personas están acostumbradas a que en los discos de música tradicional venezolana que son protagonizados por instrumentos que vienen del medio académico sean la flauta más que nada, también el violín y últimamente la trompeta, pero no el violoncelo. Inclusive se ha visto más hasta el propio contrabajo.

¿Quiénes son los músicos que te acompañarán en este CD?

Estará Jorge Glem en el cuatro, David Peña Oldemburg en el contrabajo, Manuel Rangel en las maracas, Luis Julio Toro en la flauta, Miguel Siso va a tocar el cuatro también en un tema, también participará mi hermana Clara Marcano en el piano. Todos ellos son muy buenos amigos y excelentes músicos, con agendas de trabajo bien complicadas, pero ellos hicieron alto en sus actividades para grabar conmigo lo cual les agradezco muchísimo.

¿Puedes adelantar alguna información del repertorio?

El repertorio es una continuación del disco Rochela, algunas obras de la música venezolana muy conocidas combinadas con otras no tan conocidas. Fue  una buena selección pero no te lo puedo adelantar todo ahorita.

¿Cómo haces para lograr que el sonido del violoncelo se adapte a la música venezolana?

El violoncelo hace que sea diferente, es una voz novedosa para la música venezolana, ha sido poco explotado en este campo. Sin embargo he tenido que trabajar el registro del instrumento, hay que trabajar mejor los registros agudos. El registro medio es parecido a la voz humana y eso ayuda.

Son muchísimos los músicos pertenecientes a El Sistema que han incursionado con éxito en la música venezolana y la lista es grande: los hermanos Chacón, Valdemar Rodríguez, Pacho Flores, Eddy Marcano, Eddie Cordero, Gonzalo Teppa, David Carpio, Alexis Cárdenas, Huáscar Barradas y hasta “El Pollo” Brito quien fue oboísta, y esto solo por nombrar a los más famosos. ¿A qué se debe esta garantía de éxito?

Si, poca gente sabe que “El Pollo” era oboísta. Lo que sucede es que el entrenamiento académico le deja la disciplina al músico que luego le permite llevar la música venezolana a niveles muy altos. La disciplina, la preparación, el hábito de estudio, todo eso no los han dado en las orquestas y eso luego hace que sea posible que músicos como Pacho Flores o Aléxis Cárdenas le den un virtuosismo y un nivel muy alto a nuestra música.

¿Qué nos puedes decir sobre el homenaje que le harán a Argelia Martínez este sábado?

Si, es en el mismo concierto de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, solo que antes actuará un ensamble de violoncelos que yo voy a dirigir. Es un homenaje especial a alguien muy especial que se nos fue antes de tiempo. Es una oportunidad de unirnos todos en una voz y de retribuirle a ella todo lo que nos dio en vida.

¿El Ensamble lleva su nombre?

Si, Ensamble de Violoncelos Argelia Martínez. Fue creado especialmente para esta ocasión y ojalá que siga y se convierta en algo regular. Me han llamado y me siguen llamando muchos violoncelistas que quieren participar. Ha sido todo muy emotivo.

Cambiando el tema, en los últimos años se han visto fenómenos de muchos violoncelistas que siendo apenas unos niños se han convertido en unos virtuosos, con es el caso de Miguel Cegarra y Marlon Flores quienes apenas siendo unos niños tocaban los conciertos más difíciles para el instrumento. También está María Gómez que con escasos 20 años entró a la fila de primeros violines de la Bolívar A. Usted como docente ¿a  qué cree que se debe este fenómeno?

Sí, todos los que acabas de mencionar son increíbles y eso ha sido constante a lo largo de la historia de todo El Sistema, solo que ahora es más frecuente. Cada  generación ha tenido buenos profesores formando excelentes alumnos, que a su vez luego se transforman en profesores. Cada generación pone su grano de arena y así ha sido. El éxito del presente tiene que ver con el legado de las generaciones anteriores. No solo tenemos violoncelistas dando la talla en Venezuela, los tenemos estudiando en las universidades más importantes del mundo. Ojalá que aquí sigamos creciendo y que nuestras escuelas se fortalezcan para que los músicos vengan de fuera a estudiar acá.

Ya que estamos hablando de solistas ¿qué nos puedes decir de su carrera como solista?

Yo sigo desarrollando mi carrera de solista, divido el tiempo con mi rol de docente, doy clases en el Conservatorio de Música Simón Bolívar. En 2016 fui el maestro invitado del Festival de Violoncelo celebrado en Ecuador. También tengo planes para tocar en Brasil. Participaré en el Festival Nuevo Mundo que antes se hacía en Maracaibo pero que ahora se realiza en Aruba. También tengo programados unos recitales de música de cámara en Caracas, entre febrero y marzo. Obviamente, cuando salga el segundo disco de música venezolana volveré a tocar con el ensamble para promover el cd, tanto el primero como el segundo, en Venezuela y en algunas islas del Caribe.