La Intendencia, dirigida por Helga Schmidt, creó contratos “high difinition” (sic) para pagar al maestro según su criterio

Vía: www.elmundo.es/ Por JUAN NIETO

Más cuestiones sospechosas que, al parecer, incluye la investigación judicial contra Helga Schmidt son los contratos de la Fundación Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia con los grandes maestros, en concreto Zubin Mehta y Plácido Domingo. Las irregularidades se centran tanto en las cantidades que se les abonó cómo en el tipo de contrato que la Intendencia negoció con ellos, sobre todo con Mehta, amigo personal de Schmidt y el maestro que más dinero se ha llevado del teatro valenciano. Los pagos a Domingo fueron, con diferencia, mucho más ajustados al mercado.

El informe de la Intervención ya destacó que «el procedimiento seguido por la organización de los eventos Viva Europa ha sido el establecido en las instrucciones de contratación de 2008 como ‘contratos artísticos, de producción y high difinition’ (sic)». Este mismo procedimiento «ha sido utilizado para otros contratos, concretamente las contrataciones de grandes artistas como Plácido Domingo o Zubin Mehta, con importes que ascendieron a 984.302 euros5.337.547 respectivamente».

Al parecer, según fuentes próximas al caso, la Policía duda de estos contratos pero no tiene recursos para peritar los pagos por lo que habría solicitado a la Fiscalía y el juzgado que amplíe esta parte de su análisis con expertos en este tipo de contrataciones.

Músicos valencianos, con una extensa trayectoria internacional, admiten en privado cómo en otros teatros se alarmaban por los pagos de Schmidt a Zubin Mehta, el único maestro que ha salido en defensa de Schmidt desde que la Policía la detuvo en el hotel donde se hospedaba en Valencia. «Ahora mismo, no me planteo regresar a Valencia hasta que no se haya hecho justicia con Helga Schmidt, a su entera satisfacción, con la esperanza de que se le concedan los honores y reconocimientos que merece por el altísimo nivel de excelencia artística que ha logrado en sus diez años como intendente de nuestro querido Palau», llegó a afirmar en un comunicado.

La diva austriaca nunca ha asumido ninguna responsabilidad en este asunto, pues ha atribuido en todo momento la investigación judicial a un complot contra ella. Ha fomentado en entrevistas una presunta teoría de la conspiración. Incluso insinuó en varias ocasiones que la imputaron porque la querían echar.

Helga Schmidt ha presentado varios recursos contra su imputación alegando que ella no era funcionaria. En todos los casos los jueces las han rechazado pues sí tenía responsabilidades públicas.