Destacados Eventos Sinfónico

Este viernes 14 de julio en el Teatro Armonía de Coro a las 6:00 de la tarde, la Orquesta Sinfónica de Falcón presenta en Concierto Familiar “ El Mundo de Igor Stravinsky ”, compositor y director de orquesta ruso, considerado uno de los músicos más importantes y trascendentes del siglo XX, bajo la dirección musical del maestro Rubén Capriles.


Nesyerling Valera- Prensa SRCOJIF

Entre los temas a interpretarse en este concierto especialmente dedicado a toda la familia destacan, El Pájaro de Fuego, un ballet de Ígor Stravinski estrenado en junio de 1910 en París, basado en historias folclóricas rusas sobre el ave mágica de brillo intenso, el Zhar-Ptitsa, la cual cuenta que un príncipe, Iván Zarevich, ayudado por un pájaro maravilloso todo él de oro y fuego, rescata a una princesa secuestrada por el brujo Kaschei el inmortal, que transforma, con sus artes maléficas, a todos sus enemigos en estatuas de piedra.

Asimismo, la Orquesta Sinfónica de Falcón ejecutará las Suites N° 1 y N° 2 para Pequeña Orquesta, obras breves y divertidas que presentan orquestalmente las dos colecciones de “Piezas Fáciles” para piano que Stravinsky compuso entre 1914 y 1917. La suite Nº 1, comprende una introducción y tres danzas nacionales, se caracteriza por sus ritmos y el rico colorido orquestal prominente.

La Suite Nº 2, es una obra muy ingeniosa y variada rítmicamente en la que se puede disfrutar de las texturas y la claridad y riqueza del estilo de Stravinsky. Para esta suite, el compositor satisfaciendo el encargo de un music-hall parisino, reunió y orquestó los tres movimientos de las Tres piezas fáciles,  Marcha, Vals y Polka con el Galope de las Cinco piezas fáciles.

La Marcha con que se inicia la suite define ya su tono burlón e irreverente. El Vals, tiene un aire mecánico y triste, y recuerda claramente a Petroushka. Stravinsky dedicó a Diaghilev la sardónica Polka, inspirada, por la visión del empresario fundador de los ballets rusos como un director de pista restallando su látigo, con traje de etiqueta y sombrero de copa. La obra concluye con el Galope, tan propio del music-hall.