La Orquesta de São Paulo interpretará por primera vez en Brasil la Cantata Criolla de Antonio Estévez, dirigida por el Maestro Giancarlo Guerrero, con los solistas Idwer Alvárez y Juantomás Martínez.

Giancarlo Guerrero Photo Chad Driver

Giancarlo Guerrero Photo Chad Driver

Se llevará a cabo dos funciones el 31 de Julio y el 2 de Agosto, en la Sala São Paulo, con una capacidad de 1484 butacas, en el marco de la Temporada de la Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo. El repertorio contiene la interpretación de La Ciacona em Mi Menor, BuxWV 160 (con Orquestación de Carlos Chávez) de Dietrich Buxtehude, el Concierto para guitarra de Heitor Villa-Lobos y La Cantata Criolla del Antonio Estévez con versos de Alberto Arvelo Torrealba.

El tenor venezolano Idwer Álvarez ha participado intensamente en la vida musical del país. Ha cantado con todas las orquestas venezolanas importantes, como tenor solista ha sido invitado a participar en diversos montajes que abarcan distintos géneros del campo lírico como lo son: la música Sacra, la música Sinfónico Coral, la Ópera, la música Contemporánea y la música de Cámara. Se ha presentado en diferentes países de Europa, Norte, Centro y Sur América invitado por orquestas venezolanas y extranjeras.

Ganador del III Concurso de Canto Lírico Nacional “Alfredo Hollander” 1994 y del Premio “Casa del Artista” 1995 como Cantante Lírico Masculino del Año. Es miembro permanente de la agrupación “Solistas de Venezuela” y de la Compañía Nacional de Ópera “Alfredo Sadel”.

Grabó junto a la Orquesta Sinfónica “Simón Bolívar” y bajo la dirección del maestro mexicano Eduardo Mata, la Cantata Criolla de Antonio Estévez para la Dorian Recording, donde interpretó el rol de Florentino.

La obra más conocida de Antonio Estévez es la Cantata Criolla, estrenada en 1954, ganando el Premio Nacional de Música y es quizás la obra nacionalista venezolana más importante del siglo XX

Entre notas, acordes y armonías se describen los enigmas y paisajes del llano. Cuenta la leyenda de Florentino, el hombre que retó al Diablo.

La Cantata Criolla del compositor venezolano Antonio Estévez, es una de las joyas de música coral latinoamericana. La pieza usa melodías, ritmos e instrumentos intimamente asociados a los Llanos venezolanos

El Poema “Florentino y el Diablo” tiene profundas raíces en el espíritu popular venezolano. En la narrativa mítica, el llanero reúne toda su fuerza interior para rechazar al Diablo, venciendo el espíritu de la oscuridad con el simple uso de la palabra y el canto. En el último movimiento, la orquesta se transforma en una banda popular, llena de arpas y maracas, representando la competencia de canto al estilo joropo.

La pieza combina magistralmente las modernas técnicas de composición con la música popular e incorpora dos cantos gregorianos: “Ave Maris Stella” que se identifica con Florentino y “Dies Irae”, íntimamente relacionado con la Misa de Muertos y con el Diablo. Recientemente la Cantata Criolla cumplió 62 años.