Destacados Eventos Sinfónico
Sala Simón Bolívar, Centro Nacional de Acción Social por la Música Map

La gran orquestación de esta pieza podrá ser admirada en la Sala Simón Bolívar de La Sede (Cnaspm), en un concierto que ha sido programado para este sábado 25 de febrero, a las 4:00 pm, bajo la batuta de Diego Matheuz.


Prensa – FundaMusical Bolívar | Mppdpsgg | Fotografía Marco Caselli Nirmal

La Sinfonía N° 7 en Mi Mayor, de Anton Bruckner, es una obra monumental de gran orquestación que destaca por la nobleza de los temas que componen sus cuatro movimientos. El director Diego Matheuz la escogió para presentarla dentro de la programación del 42 Aniversario del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, en el concierto que ofrecerá en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música (La Sede) este sábado 25 de febrero, a las 4:00 pm, al frente de la Sinfónica Simón Bolívar (SSB).

Según los expertos, esta obra representa uno de los hitos del repertorio sinfónico, aunque ha sufrido algunas modificaciones después de su estreno en 1883. Al parecer, en el movimiento lento fueron incorporados elementos de la percusión que no estaban en la versión original. Sin embargo, esos cambios hechos por algunos de los colaboradores y el propio compositor, se mantienen hasta hoy, ya que los intentos de volver a la estructura original nunca alcanzaron el éxito esperado.

La Sinfonía Nº 7 se convirtió en una de las composiciones más célebres de Bruckner. En su estreno se recolectaron fondos para erigir un busto en homenaje a Richard Wagner, quien había fallecido un poco antes, y por quien el compositor austríaco sentía gran admiración. Por ello, uno de los elementos que definen esta obra es la incorporación de tubas en el movimiento final para transmitir una suerte de lamento fúnebre, con el propósito de despedir a Wagner.

Por otra parte, sus influencias católicas se sienten en las formas de interpretación de la obra, de esta manera, la Sinfónica Simón Bolívar dejará ver toda su veteranía al mantener intacta, en su ejecución, la escritura de Bruckner. Diego Matheuz, director musical de la SSB, es el artífice de este concierto de gran exigencia técnica y musical que, además, será grabado con un despliegue tecnológico acorde con la majestuosidad de la obra.