Tenor, fundador del Equipo de Arte Integración, comunicador social y promotor cultural, Daantje falleció el pasado martes 18 de abril en Nueva Jersey


Por  Ana María Hernández | El Universal.com

Una noticia luctuosa ensombrece de nuevo el escenario venezolano: el tenor Julio Daantje falleció el pasado martes en Nueva Jersey.

La información de su deceso fue confirmada por el músico y arpista Fernando Guerrero, con quien Daantje hacía sus recientes espectáculos musicales.

El cantante venezolano estaba en esa ciudad estadounidense visitando a unos familiares, y estaba en buen estado de salud. Sin embargo, le sobrevino un infarto, según confirmó por su parte el músico Fernando Roa. Sus restos serán cremados en Estados Unidos.

De hecho, Guerrero había realizado un ensayo vía Skype con el tenor, justamente de la pieza Lejanía de L.F. Ramón y Rivera, que incorporarían a sus presentaciones.

Su última presentación fue en el Centro Cultural BOD junto a Guerrero y Leyma Luces el 22 de marzo de este año.

Julio Daantje era músico y comunicador social egresado de la Universidad Católica Andrés Bello.

Fue un amante sensible no solamente del arte, sino de la promoción y gestión cultural, de hecho compartió ambas actividades: como artista, participó en numerosos montajes operísticos en el Teatro Teresa Carreño. Igualmente, fue miembro fundador del Coro de Ópera del TTC.
Entre 1976 y 1992 fue gerente y luego vicepresidente de Relaciones Públicas del Banco de Venezuela. En 1983 fundó el dúo Voz y Piano junto a Fernando Roa, y en 1989, con el mismo Roa, instituyó el Equipo Arte Integración (EAI), con el cual realizó numerosos espectáculos: “lo creé pensando en asumir una labor de gerencia cultural y producir temporadas musicales”, señaló en una entrevista a El Universal en mayo de 2003.

Igualmente, con el EAI auspició espectáculos en sitios como el Salón Siglo XXI de Fonbienes, Teatrex de Paseo El Hatillo, la Quinta de Anauco, el Museo de Bellas Artes, el Ateneo de Caracas (en su antigua sede en Los Caobos) y otros; donde le dio cabida a los talentos emergentes y consolidados, tanto de la lírica, de la canción popular como el teatro.