El empresario Richard Vaughan lleva al Teatro Monumental de Madrid su espectáculo como compositor musical

Richard Vaughan

Richard Vaughan

Richard Vaughan lleva la música interiorizada desde antes de nacer, cuando en Texas su madre embarazada, tocaba el piano seis horas al día. “Desde ese momento tengo la música en mi cabeza y no se me escapa, me hostiga“, señala. El creador del sistema para aprender inglés más famoso en nuestro país, ‘Vaughan Systems‘, se embarca ahora en la aventura de mostrar sus melodías al público. Bajo el nombre de ‘Revelación‘, el teatro Monumental de Madrid recibirá sus creaciones de la mano de la orquesta CIEM Federico Moreno.

Las partituras que el empresario norteamericano ideó durante 20 años se orquestarán en 33 piezas interpretadas por 100 músicos bajo la batuta de Javier Jacinto. “Se escucharán dos tipos de música: a la que yo llamo ‘semi clásica‘, porque me parece presumido denominarla como ‘música clásica’, y además melodías del estilo de bandas sonoras. Mis principales influencias han sido Yanni, un compositor griego americano poco conocido en España pero de los más famosos allende las fronteras, Hans Zimmer y John Williams, incluso Ennio Morricone en algunas piezas”.

Cuando tenía nueve años, Vaughan empezó a tocar el piano, con 14 se hizo con una guitarra eléctrica y comenzó a formar parte de un quinteto adolescente: The Sonics. “Nos pagaban 25 dólares por aparición en algún guateque, tocamos hasta en un psiquiátrico, era un público fantástico, nos adoraban”.

Las melodías de compositores como Narciso Yepes o Andrés Segovia le llegaron tan dentro que a su llegada a Madrid en 1972 comenzó con la guitarra española. “El piano lo uso para componer, la guitarra para interpretar. La tecnología me ha ayudado mucho, cuando empezaban a aparecer estos órganos o ‘work station’, donde podías hacer composición apilando pistas, podía orquestar, me facilitó muchísimo el poder componer y crear, me ha servido de aliciente“, afirma.

Con un conglomerado mediático a sus órdenes, tras crear una radio y una televisión, el empresario norteamericano se embarca en una aventura que no le impide dejar de lado su rol a la cabeza de ‘Vaughan Systems‘: “Tengo un secreto que muchos altos ejecutivos no tienen, la delegación de tareas. Ahora bien, esto significa tener gente buena, que he conseguido después de muchos años y trabajo duro”, confiesa.

El responsable del método para aprender inglés que sigue causando furor tras 37 años en marcha, apuesta por aunar dos de sus pasiones recomendando a los jóvenes que amolden su oído a un nuevo idioma gracias a la música: “Los músicos con las letras son como los poetas, tienen licencias, no es siempre así como hablamos. El ‘You aint nothing but a hound dog‘ de Elvis Presley, no es nada recomendable para el aprendizaje del idioma porque utiliza un verbo auxiliar que no existe. Pero ayuda, es muy recomendable que los jóvenes se enamoren de las canciones con letra en inglés, en español o alemán porque facilita muchísimo para ganar oído y confianza con el idioma“.

La de “dar bautismo” a sus creaciones a través de su concierto ‘Revelación‘ en el Teatro Monumental, no será la primera ni la última aventura en la que se embarque Richard Vaugham y su actitud emprendedora. Se niega a que sus creaciones se queden encerradas en un cajón, y hace referencia a los poemas de la Emily Dickinson que nunca vieron la luz.

“Hay mucha aversión al riesgo, mucha desconfianza que hay que superar y una sensación de que si has tenido éxito es porque algo corrupto o ilegítimo has hecho. No hay que mirar la competencia ni escuchar a los agoreros, hay que soñar y trabajar duro a la vez”.