Vía El Universal

La Asociación Cultural Humboldt acoge este segundo evento alrededor de Bach en lo que va del año. En esta ocasión, interviene la Orquesta Barroca Simón Bolívar, la Schola Cantorum, y los solistas Samia Ibrahim e Iván García.

Iván García

Iván García

Primero fue el Ciclo Bach que organizó la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas. Como el gusto por lo barroco y, especialmente, por Johann Sebastian Bach no se extingue así no más, la Fundación Schola Cantorum de Venezuela y la Orquesta Barroca Juvenil Simón Bolívar ofrecen a partir de este domingo 27 de abril el Festival Bach 2014, con siente conciertos, que tiene como objeto presentar la música de cámara y varias cantatas del compositor cumbre del siglo XVIII.

Para la cita de este domingo, a las 11:00 a.m., igualmente en el auditorio de la Asociación Cultural Humboldt (ACH), que celebra sus 65 años de fundada, se ofrecerá la “Suite para violoncello solo Nr. 1 BWV 1007”, a cargo de Eloy Daniel Medina. Seguidamente, el “Concierto para clavecín solo en Re menor BWV974” (versión del concierto para oboe de Alessandro Mercello), a cargo de Adela Barreto como solista.

Luego se escuchará la “Sonata II para oboe y clavecín en Mi bemol Mayor BWV 1031”, con Andrés Medina (oboe barroco) y Adela Barreto (clavecín).

El concierto prosigue con la parte cantada, y se interpretarán dos obras de este género tan amado por el célebre Kantor de Leipzig.

Primero, la Cantata “Weichet nur, betübte Schatten” BWV202, es decir, “Disipaos sobras de tristeza”, una obra profana de gran alegría y humor, llamada también “Cantata Nupcial”, compuesta para una boda en 1718, donde intervendrá la soprano Samia Ibrahim.

Culmina la cita musical con la Cantata “Ich will den Kreuzstab gerne tragen”) BWV 56, “Cargaré alegre con el madero de la Cruz”; una obra sacra compuesta para el domingo 19 del tiempo ordinario, en la cual el tema central gira en torno al paso de la vida terrenal, a través de la muerte, a la vida eterna. El solista en esta ocasión será el afamado bajo-barítono Iván García Hernández.

La entrada tiene un valor de Bs. 40, y la ACH, ubicada en la avenida Roscio de San Bernardino, cuenta con vigilancia y estacionamiento.