Una plantilla de 20 músicos de la Sinfónica Municipal de Caracas liderada por el joven maestro Daniel Gil, parten hacia Tokio para formar parte del programa que brinda el Peace Boat o”Barco de la Paz” a más de 22 países participantes y a la comunidad local para compartir sus experiencias superando las barreras lingüísticas y culturales.


Por Patricia Aloy | Especial Venezuela Sinfónica

Bailando, practicando deportes o intercambiando sus habilidades artísticas, los participantes se identifican entre sí desde una perspectiva humana y construyen lazos de amistad entre naciones y culturas, lo cual es una condición previa para la paz y la sostenibilidad.

Esta participación se logra gracias a la colaboración de la Embajada de Japón en Venezuela, el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Embajada del Japón, el Excelentísimo Sr. Soy Kenji Okada y la Embajada de Venezuela en Tokio en el Embajador Seiko Luis Ishikawa Kobayashi.

Daniel Gil

Daniel Gil

Daniel Gil tendrá la responsabilidad de liderar a la representación criolla. El joven de veinticinco años de edad, profesor de la Escuela de Música Mozarteum Caracas se desempeña actualmente como asistente de la dirección de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas y es un destacado alumno del maestro Saglimbeni.

Antes de embarcar, la orquesta de cámara tendrá algunos conciertos en Tokio, Kobe y en otras ciudades de Japón para luego abordar el 12 de abril en la ciudad de Yokohama, Japón el Peace Boat o “Barco de la Paz” e iniciar el periplo que le dará la vuelta al mundo, pasando por el canal de Suez, el mediterráneo, Grecia, Italia, España, Portugal, Francia, Dinamarca, Letonia, San Petersburgo, Finlandia, Estonia, Suecia, Noruega, Islandia, Bermuda, Venezuela, Panamá, Nicaragua, El Salvador, Estados Unidos y finalizan el trayecto el 26 de julio en la ciudad de Kobe, Japón.

En el itinerio hay algo verdaderamente especial, tendrán la oportunidad de interpretar una función especial para la Princesa Takamado. Durante el viaje se realizarán talleres, cátedras, conciertos en la que participarán jóvenes menores de 30 años.

Les acompañará Sadao Muraki, profesor, pianista y presidente de la OSMC quién interpretará en Tokio una pieza del venezolano Carlos Duarte “Quinteto de fin de Siglo” para piano y orquesta de cuerdas.

Además llevan obras de Aldemaro Romero y de Icli Zitella, sin duda será una gira muy interesante que les cambiará la vida a estos jóvenes músicos, una experiencia para construir una cultura de paz alrededor del mundo.

La Sinfónica Municipal de Caracas, quien cumple 38 años de su fundación, es una de las orquestas más importantes de Venezuela, que actualmente la dirige el maestro Rodolfo Saglimbeni y la preside Nikkei Sadao Muraki.

A través de los tiempos ha sabido renovar su repertorio y sus integrantes, presentando con el más alto nivel una programación atractiva y pedagógica para el público que les acompaña. Revivió en la ciudad las temporadas de ópera, ha incursionado al mezclar música electrónica, tropical y regaae con composiciones sinfónicas, originando una fusión de ritmos poco conocidos.

El maestro Saglimbeni comparte en paralelo responsabilidades con la Sinfónica de Uncuyo en Argentina.

En el año 2015, una delegación de El Sistema de Orquestas, participó en este proyecto en el marco de la celebración del 40 aniversario, aunque mantienen estrechas relaciones desde el 2007.  Los participantes del viaje  tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano todos los detalles de esta iniciativa que nació con el objetivo de sistematizar la educación musical y promover el trabajo colectivo a través de orquestas sinfónicas y coros, los llamados ‘núcleos’.

Para alcanzar la paz y la sostenibilidad, necesitamos reconocer la diversidad, la complejidad y la interconectividad de nuestro mundo. Las realidades locales a nivel comunitario son generalmente desconocidas y, por tanto, ignoradas por el resto del mundo. Una manera significativa para superar esta situación es adentrarse directamente en esas realidades locales y crear un entendimiento recíproco de los problemas y de sus posibles soluciones.

Los programas de estudio pretenden vislumbrar ciertos problemas y compartir alternativas locales innovadoras. Una vez se entienda la problemática integral, se puede comenzar a pensar a nivel global. Peace Boat espera que al crear dicha conciencia, las personas involucradas en estas actividades puedan dirigir sus acciones de forma más efectiva para lograr un cambio positivo.

Peace Boat (Barco de la Paz) visita un promedio de 15 puertos en cada uno de sus viajes globales. Durante las estancias en los puertos, que generalmente duran entre uno y tres días, se desarrollan diferentes tipos de actividades por medio de las cuales el objetivo general de promover la paz y la sostenibilidad puede materializarse de forma concreta tanto a nivel local como global.

Los puertos son los lugares donde se construyen alianzas y se promueve la solidaridad con diferentes agentes y en diferentes niveles dentro de cada sociedad. Las actividades se organizan en conjunto con nuestras contrapartes en los puertos para responder a las necesidades locales, al tiempo que se convierten en un motor para movilizar a la gran diversidad de participantes de Peace Boat.

Las actividades del Peace Boat se basan en la filosofía de que cualquier problema que sufra una comunidad es un reto universal que se debe afrontar mediante la cooperación entre personas, organizaciones y gobiernos del mundo.

Su filosofía se basa en creer que los cambios sociales sólo se consiguen mediante la movilización de la gente alrededor de temas concretos. Nuestro trabajo busca movilizar a las personas en torno a la acción social y la construcción de movimientos sociales.

El primer viaje de Peace Boat (Barco de la Paz) fue organizado en 1983 por un grupo de estudiantes universitarios de Japón. Su objetivo era buscar una respuesta creativa a la censura del gobierno japonés en relación a la agresión militar de Japón en el pasado en Asia y el Pacífico. Los estudiantes fletaron un barco y visitaron países asiáticos vecinos para conocer las experiencias de la guerra a través de testimonios directos, iniciando así un intercambio.

A continuación el itinerario resumido

  • Yokohama, Japón, Abril 12, 2017
  • Kobe, Japón, Abril 13, 2017
  • Singapur, Abril 21, 2017
  • Phuket, Tailandia, Abril 23, 2017
  • Colombo, Sri Lanka, Abril 27, 2017
  • El Pireo, Grecia, Mayo 10, 2017
  • Cagliari, Italia, Mayo 13, 2017
  • Valencia, España, Mayo 15, 2017
  • Porto, Portugal, Mayo 18, 2017
  • El Havre, Francia, Mayo 21, 2017
  • Rouen, Francia, Mayo 22-23, 2017
  • Copenhage, Dinamarca, Mayo 26, 2017
  • Riga, Letonia, Mayo 28, 2017
  • San Petersburgo, Rusia, Mayo 30, 2017
  • Helsinki, Finlandia, Mayo 31, 2017
  • Tallin, Estonia, Junio 1, 2017
  • Estocolmo, Suecia, Junio 2, 2017
  • Bergen, Noruega, Junio 5, 2017
  • Reikiavic, Islandia, Junio 9, 2017
  • St Georges, Bermuda, Junio 17, 2017
  • La Guaira, Venezuela, Junio 21-22, 2017
  • Cristobal, Panamá, Junio 25, 2017
  • Corinto, Nicaragua, Junio 28, 2017
  • Acajutla, El Salvador, Junio 30, 2017
  • Honolulu, Estados Unidos, Julio 12-13, 2017
  • Yokohama, Japón, Julio 25, 2017
  • Kobe, Japón, Julio 26, 2017