Kosher Nostra

Kosher Nostra

Vía: Anchaesmicasa.com | Por entonces, Mehta había ya consolidado una de sus más importantes amistades musicales, con Barenboim, que a su vez condujo a la formación de lo que entonces llamaron jocosamente la Kosher Nostra, un grupo de colegas cuya especial relación fue captada por aquella memorable película del Quinteto “La trucha” en la que Mehta toca el contrabajo. “Daniel y yo  hemos sido como hermanos desde que nos conocimos  en Siena en 1956. Yo tenía 20 años, y él  11 o 12. Seguimos tan amigos hoy como entonces. Los dos encontramos a Itzhak y a Pinky. Y él encontró a Jackie… Los cinco éramos inseparables.  Seguimos todavía muy cercanos, y nunca nos hemos cruzado una mala palabra.  Después de la muerte de Jackie, durante 15 años no pude acompañar el concierto de Elgar. Era más que especial para nosotros”  Incluso tras todos estos años,  Mehta todavía lucha para contener las lágrimas cuando habla de du Pré.

John Allison: Zubin Mehta (Opera magazine)

“Kosher Nostra” es una de las denominaciones que recibió el crimen judío organizado, cuya existencia descubrimos muchos gracias a “Érase una vez América”. “Kosher”, adjetivo inglés incorporado vía yiddish del hebreo “kashér”, significa “apto”, y aunque se aplica especialmente a los alimentos permitidos por la ley judía, coloquialmente se extiende a todo lo que es limpio, genuino o aceptable, con lo que la traslación de “Cosa Nostra” a “Kosher Nostra” resulta especialmente afortunada. El clan estaba centrado en Londres, aunque su figura más emblemática, Isaac Stern, residía en New York. Barenboim era el líder de un “pack” en el que estaban  Itzhak Perlman y Pinchas Zukerman (Pinky), al que se sumó Jacquelin Du Pré (Jackie), que se había hecho judía  para casarse con él.  Mehta entraba en el juego pese a no ser judío, pero tampoco era siciliano y ni siquiera italiano el consigliere Tom Hagen de “El Padrino”, con quien casualmente coincidía en el cargo, pues para entonces ya era consejero musical de la Orquesta Filarmónica de Israel  de la que luego fue director.

La “memorable película” es “The Trout”, un documental firmado por  Christopher Nupen, que recoge su interpretación del Quinteto de Schubert en el nuevo Queen Elizabeth Hall de Londres en 1969, del que podemos ver ahora un breve fragmento

La película incluye también animados ensayos

y los minutos previos a su actuación, con Du Pré y Perlman haciendo un poco de jazz, y ella mucho el payaso

y Perlman y Mehta tocando a dúo en el violín del primero los compases iniciales del Allegro del concierto de Mendelssohn (la obra del concurso de este mes), y aprovechando la proximidad para una escena de amor. Al acabar, se oye a Mehta decir: “¿Ya sabéis que ahí afuera hay un público serio esperando?”

Bromas aparte, resulta sorprendente la facilidad con que algunos intérpretes intercambian sus instrumentos. Barenboim, aquí con el contrabajo, ya no son los los trillizos que sospecha Achúcarro (y supe por vicicle) sino cuatrillizos. Y a du Pré podemos verla en el piano, tocando ante Mehta y su marido el Allegro de la Sonatina No. 1 de Kuhlau,

Ahora ya cada cual con lo suyo, la pareja y Zukerman en un breve fragmento del Trío en Re mayor op.70 No 1 “de los espíritus” de Beethoven

Y para acabar, volvemos al Concierto para violín de Mendelssohn, con Perlman dirigido por Barenboim en 1997, casi treinta años después de aquel dúo con Mehta. Se trata de una grabación en directo, la orquesta es la Sinfónica de Chicago