Por Juan Francisco Sans
Tenemos el agrado de invitarles  muy especialmente al concierto y presentación del libro-disco : La Graciosa Sandunga.El lanzamiento de la publicación se llevará a cabo con un especial evento el día 13 de septiembre, a las 7 p.m., en el Teatro Juares de Barquisimeto, estado Lara. El proyecto escénico musical recreará distintos momentos y atmósferas de los bailes de salón venezolanos del siglo XIX, y cuenta con la dirección artística de Omar Orozco, escénica de Orlando Arocha y musical de Bartolomé Díaz, bajo la asesoría de Juan Francisco Sans. Entrada libre.

La Graciosa Sandunga

La Graciosa Sandunga

La actividad principal de los salones del siglo XIX giró en torno al baile, la música, la moda, el juego, la literatura, la comida, los negocios, las charadas, el chisme, el amor y la conspiración política. En estos espacios se articularon como en ningún otro lugar lo público y lo privado, forjándose valores, sensibilidades, estéticas e ideologías que contribuyeron a dar forma a nuestra identidad como nación. El salón fue, en pocas palabras, el crisol de la ciudadanía de las nacientes repúblicas americanas, ciudadanía entendida como proceso de civilización, es decir, como paso de una sociedad eminentemente rural a una sociedad netamente citadina.

El espectáculo que ofrecemos hoy constituye la reconstrucción de una tertulia en un salón venezolano del siglo XIX basada en documentos históricos. La música ha sido extraída enteramente del Cuaderno de piezas de bailes por varios autores de Pablo Hilario Giménez, oriundo de la ciudad de Quíbor, y es ejecutada de acuerdo a las convenciones musicales de aquel momento, como las dictadas por Heraclio Fernández en su Método para aprender a acompañar piezas al estilo venezolano de 1876. Las coreografías se han rehecho siguiendo lo prescrito en manuales caraqueños de la época como la Escuela de Contradanzas Francesas, o sean Cuadrillas y nuevo Gabotín para uso de la juventud venezolana, publicada por George Corser en 1841, o la Colección de contradanzas españolas y francesasde Francisco Guerrero, publicadas en 1852. El guión sigue los pasos de tantas historias de bailes de salón en textos de costumbristas venezolanos contemporáneos como Fermín Toro, Daniel Mendoza o Nicanor Bolet Peraza. Se trata entonces de una puesta en escena que sigue el modelo de interpretación históricamente informada, donde se apunta a evocar sin conjeturas pero creativamente, las ideas, sentimientos, sensaciones y gustos de un período histórico donde nos formamos como venezolanos.