Fuera del apartado operístico, destaca el concierto de la Filarmónica de Viena dirigida por Gustavo Dudamel el 13 de enero de 2018, en colaboración con el ciclo Formentor Sunset Classics


Vía: www.elmundo.es | Por Darío Prieto

Asimismo se incluirá el recital del pianista Lang Lang, el 12 de marzo. Dentro del apartado de danza, el Royal Ballet presentará su nueva gran producción de El lago de los cisnes justo después de su estreno en Londres.

Un programa ambicioso para el que el Real ha destinado 29,5 millones de euros de su presupuesto, según su director general, Ignacio García Belenguer, y que pretende “ampliar el repertorio” del coliseo madrileño, en palabras del presidente de su fundación, Gregorio Marañón.

Durante la presentación de la programación, este miércoles en Madrid, se ha desvelado que Nicola Luisotti se incorporará como director musical asociado. También, que se publicarán dos libros sobre las conmemoraciones: uno de Joaquín Turina sobre la reapertura y otro de Rubén Amón sobre los dos siglos de vida del Teatro Real.

Los actos del bicentenario del Teatro Real, que se prolongan a lo largo de tres años, llegarán en la temporada 2017-2018 a su punto culminante. Coincidiendo con los dos siglos de su fundación, el 23 de abril de 2018, y con las dos décadas de su reapertura, el 11 de octubre de 1997, el coliseo madrileño presentará durante el próximo curso una programación que abarca desde los grandes títulos del repertorio operístico más popular a las apuestas y desafíos propios de un teatro de sus dimensiones. Así, junto a nuevos montajes de Aida (el título que recuerda aquella reapertura del Real a finales de los 90), Carmen (actualización de la polémica puesta en escena de Calixto Bieito del clásico de Bizet), Lucia di Lammermoor, La favorita (ambas de Donizetti, ésta última en versión concierto para conmemorar que con ella se subió por primera vez el telón del Real en 1850) y La bohéme (en versión musical Paolo Carigniani y escénica de Richard Jones, una buena noticia para la nutrida afición de Puccini en Madrid), la temporada incluye numerosas obras que se verán por primera vez en Madrid y en España.

Es el caso de Die Soldaten (1965), de Bernd Alois Zimmermann, y Dead man walking (2000), de Jake Heggie y Terrence McNally. Ambas se estrenarán en España y representan, según el director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, el paradigma de “obra fronteriza” que articula la próxima temporada. La primera, “un título imprescindible” de la ópera germánica contemporánea, según Matabosch, llegará a Madrid con Pablo Heras-Casado en el foso y Calixto Bieito en la dirección escénica de un texto que supone “una declaración de guerra a las reglas del teatro clásico de unidad de tiempo y espacio”. La segunda es una adaptación del libro en el que se inspiró Tim Robbins para hacer su película Pena de muerte:la relación entre un reo en el corredor de la muerte y la monja que intenta darle consuelo. La soprano estadounidense Joyce DiDonato encarnará el papel que le valió un Oscar a Susan Sarandon.

Otras óperas ínéditas en España que el Teatro Real presentará en esta programación 2017-2018 son Lucio Silla -compuesta por un jovencísimo Mozart de 16 años-, Street Scene -de Kurt Weill, y que se sitúa tan fuera “del musical de Broadway como de las producciones de ópera”-, Gloriana -en honor de Isabel II, actual reina de Inglaterra, y que continúa con la exploración del repertorio de Benjamin Britten que tan buenos resultados ha dado recientemente con Billy Budd– y El pintor -de Juan José Colomer, con libreto y dirección de Albert Boadella, cuyo estreno mundial se realizará en colaboración con los Teatros del Canal-.

Todos estos títulos componen un panorama de voces en el que se pueden encontrar a cantantes como Patricia Petibon, Violeta Urmana, Gregory Kunde, Ermonela Jaho, Javier Camarena y Plácido Domingo. A ellas hay que sumar las de Jonas Kaufmann, Angela Gheorgiu y Ute Lemper, protagonistas del apartado de conciertos del programa.