Músicos de Alto Rendimiento

Músicos de Alto Rendimiento

Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento
@MusicosMAR | @ffftriple

La fatiga muscular es un síntoma muy típico en los músicos luego de estudiar por muchas horas, al igual que los deportistas, estos profesionales hacen un uso repetitivo de su musculatura, que sin una preparación adecuada genera molestias y futuras lesiones por sobre uso de las estructuras encargadas del movimiento.

El gesto y la acción de producir sonidos se convierte en una condición particular de la música como profesión desde un punto de vista ergonómico, pues el exceso de movimiento es la causa principal de la fatiga muscular, sin embargo, los tiempos de descanso insuficientes, la falta de entrenamiento, los cambios bruscos en la dificultad y velocidad del pasaje/obra, así como la falta de recuperación luego del esfuerzo son otras de las causas que pudieran generar la disminución de la capacidad del músculo para generar la contracción (siendo esta la encargada del movimiento).

La fatiga muscular se podría definir de una manera muy simple y general como la imposibilidad de generar una fuerza requerida o esperada, provocada o no por un ejercicio precedente. Generalmente se usa el término de fatiga muscular para describir la sensación general de cansancio y la consiguiente reducción del rendimiento muscular (Roses y Javierre, 2010). Esta puede generar en el músico una sensación de incomodidad, debilidad, pesadez, dolor, o  la disminución de la agilidad para realizar el movimiento. Siendo la característica más común y más fácil de identificar, experimentando cansancio durante la práctica que no le permite continuar con la actividad.

Muchas veces el músico al experimentar estos síntomas sigue la práctica sin incorporar tiempos equitativos de pausa, tiempos de descanso que no necesariamente deben dejar por completo el instante musical de estudio sino parar durante algunos minutos la ejecución del instrumento. Otro elemento característico de la profesión musical es que no existe la conciencia del entrenamiento físico preparatorio ante la actividad y ese regreso a la práctica que permitiría disminuir las señales de la fatiga muscular.

¿Porque es importante prevenirla durante la práctica?

El rendimiento del ejecutante depende de la calidad de la contracción muscular así como de los movimientos que realiza para tocar, de la relajación, la técnica bien estructurada, y que se mantenga la musculatura en la mejor de las condiciones; sin la existencia de estos aspectos, la ejecución del instrumento no pudiera darse durante tantas horas con la misma disposición  corporal, mental, y técnica.

Además de prevenir los efectos de la fatiga muscular implica también evitar la aparición de lesiones, y la repetición de compases dentro del repertorio musical debido a que mientras menos cansado se encuentra un músculo es más ágil y efectivo ante la realización del movimiento.

¿Cómo prevenir la fatiga muscular durante la ejecución instrumental?

Para los músicos esto representa un reto, debido a la falta de inclusión de técnicas corporales dentro de la práctica, y también por la creencia de que la realización de alguna rutina de ejercicios antes o después de tocar así como las pausas activas y descansos, “limitan” el tiempo de estudio, sin embargo estas alternativas son ideales para mejorar la calidad de vida del ejecutante y el rendimiento físico, mental, y técnico durante la ejecución del instrumento.

A diferencia de otras disciplinas deportivas e incluso de las artes como es el caso del ballet o la danza, los músicos muy poco realizan una planificación de la práctica en la que incluyan el calentamiento físico, la conciencia corporal, y la higiene postural, que son la base de prevención de lesiones producto de la ejecución de cualquier instrumento. El estudio debería ser planeado en base a dos aspectos: el corporal y el técnico en el que se considere la preparación física antes de tocar, y el repertorio musical; posteriormente, el regreso a la calma o relajación, incluyendo pausas de al menos 15 minutos por cada hora de práctica.

Algunos ejercicios que pueden formar parte del entrenamiento para evitar la fatiga muscular están basados en la conciencia corporal y técnicas como la eutonía, la relajación, así como estiramientos de la musculatura. Estos ejercicios se pueden realizar después de tocar o durante el estudio como una pausa activa.

Se puede iniciar con la movilización muy lenta del cuello realizando movimientos de inclinación hacia adelante, luego muy lentamente inclinar hacia un lado, relajar e inclinar hacia el otro lado. Otro ejercicio es rotar el cuello incluyendo también ambos lados, mantener por 20 segundos y repetir el estiramiento al menos 3 veces (esto aplica para cada uno de los ejercicios).

La suspensión o balanceo de los brazos es otro ejercicio que puede beneficiar el entrenamiento de un músico especialmente en cuanto a la conciencia de la fuerza que requiere durante la ejecución del instrumento. A partir de esto, balancear los brazos muy lentamente tratando de realizar círculos con los brazos de atrás hacia adelante e ir aumentando poco a poco la velocidad del movimiento manteniendo el ejercicio durante al menos 30 segundos, respirar y volver muy lentamente a la posición inicial.

Rotar el tronco con los brazos relajados, estos deben dejarse llevar con el movimiento, rotar a un lado y luego al otro de manera continua durante 30 segundos, tomando conciencia de la respiración realizando el movimiento muy lentamente (acompasando la respiración con el movimiento corporal).

Abrir y Cerrar los brazos. Con los brazos a los lados estirarlos hacia los lados y llevarlos hacia la línea media del cuerpo completando un abrazo, respirar durante la realización del ejercicio y mantenerlo por 30 segundos.

Finalmente, llevar poco a poco el cuello hacia adelante e ir inclinando suavemente toda la columna hasta llegar a una completa inclinación del tronco. Respirar, mantener el estiramiento al menos por 20 segundos sin la intención de tocar los pies, se trata solo de estirar toda la espalda y volver lentamente a la posición inicial.

Estos ejercicios no solo darán a la musculatura más utilizada por los músicos la relajación y posibilidad de recuperarse ante la ejecución del instrumento sino que también serán una alternativa de calentamiento facilitando que la actividad musical se realice con un mayor rendimiento corporal, libre de cansancio físico y por ende con más calidad.

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento”musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815