Por Tatiana Pérez Rivera.tperez@elnuevodia.com

Un cuento de la autora chilena Isabel Allende ha sido transformado en una ópera que será estrenada el viernes 17 en Los Ángeles
Con Dulce Rosa, Tadeo cruzó un límite del que no hay retorno entre un hombre y una mujer. Vengar el hecho alimentó la vida de la joven por décadas hasta que frente a ella tuvo a un Tadeo avergonzado, arrepentido y enamorado.

Isabel Allende

Isabel Allende

El amor tiene ante sí un caso difícil. Aunque para una ópera es material de excelencia. Pongámosle título: Dulce Rosa.

La realidad es que la ópera es real y será estrenada el viernes 17 de mayo como un proyecto conjunto entre The Broad Stage y L.A. Opera. En la casa operática angelina subirá el telón por primera vez para Dulce Rosa, pieza en dos actos inspirada en el cuento Una venganza, de la autora chilena Isabel Allende.

Plácido Domingo dirigirá la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles y seleccionó especialmente los cantantes que narrarán la historia ubicada en Latinoamérica en la década del 50.

La soprano uruguaya Rosa María Antúnez será Dulce Rosa, Alfredo Daza encarnará a Tadeo Céspedes, mientras que Greg Fedderly dará vida al senador Orellano.

“Por qué Dulce Rosa y Tadeo están destinados a estar juntos si se conocieron en terribles cirunstancias”, comparte Richard Sparks, libretista que adaptó el cuento de Allende, el cuestionamiento del que partió al adaptar la obra.

“Es más fácil bregar con un cuento que con una novela de 500 páginas, además la ópera se expande en el tiempo, así que este cuento, tan bien escrito, te da todos los elementos. Siempre hay un riesgo de desviarse, pero aquí encontramos el corazón del asunto”, agrega Sparks.

El epicentro de la historia le tomó dos años encontrarlo. Para “traer a la vida” la ópera, el libretista indicó que se modificaron varios aspectos de la historia con la bendición de Allende. Tres personajes fueron agregados.

“Agregamos nuevas voces para llenar ciertas áreas, pero todos los cambios se mantuvieron en el mismo nivel de escritura”, propone.

Parte de su trabajo fue encontrar razones en el pasado de Tadeo que justificaran su proceder en sus años de juventud.

“Él pasó por situaciones difíciles con su familia y se odia a sí mismo, porque le hizo a ella lo mismo que le hicieron a él. Después resulta que ella lo salva de su miseria”, señala Sparks.

Lee Holdridge fungió como compositor de la ópera y celebra que ésta fusione todas las emociones que provocan palabras como venganza, castigo, amor y odio.

“Esa es la belleza de las óperas, tienes que manejar la intensidad; están destinadas a ser dramáticas. Puedes dar momentos líricos, tensos, dramáticos, todo es tremendo para las dos horas que dura. Una buena ópera dispara la angustia”, cuenta Holdridge, de padre estadounidense, madre boricua y residente en Costa Rica y otros países latinos en su infancia.

“He visto lo que cuenta está historia en las dictaduras y guerrillas de la zona. Esta es la historia de Dulce Rosa, pero también lo es de las personas de estos países, tiene doble significado”, apunta.

Aumentar la edad de la protagonista, de 15 años en el cuento a 20 en la ópera fue fundamental para que físicamente Antúnez pudiera cantar el rol.

Holdridge insistió que evitó los clichés que pueden asociarse a Latinoamérica. “Lo primero que digo cuando me preguntan es que no es folclórica”, puntualiza entre risas.

“Es sinfónica. Quise hacerla universal, que pudiera escucharla y disfrutarla cualquier público en cualquier casa de ópera. Es una tragedia romántica con odio, pero también con redención. Tratas de tener una historia de amor, pero la política y el miedo no te dejan”.

Once años atrás, Domingo, Sparks y Holdridge comenzaron a confabular para convertir el cuento en ópera. La tercera propuesta fue la que les complació. El final tiene un inesperado cambio, anticipan.

“Es un poco diferente al de Allende”, advierte.

¿Ella lo aprobó?, preguntamos.

“Sí, lo entendió. Y cuando le pedimos que fuera nuestra invitada de honor la noche de estreno nos dijo ‘ya separé hasta el vestido que me voy a poner’ ”.

Allende dijo sí, quiere atestiguar su venganza cantada.

Ópera en detalle

Elenco:
Rosa-María Antúnez
Tadeo Céspedes- Alfredo Daza
Senador Orellano- Greg Fedderly
Aguilar- Craig Colclough
Inez- Peabody Southwell
Tomás- Benjamin Bliss

Producción
Compositor- Lee Holdridge
Libretista y director artístico- Richard Sparks
Director musical- Plácido Domingo
Diseño escenografía- Yael Pardess
Diseño de vestuario- Durinda Wood
Diseño de iluminación- Anne Militello
Proyecciones fotográficas- Jenny Okun