El ballet es una disciplina que requiere de mucho esfuerzo y trabajo, pero también de amor por lo que uno hace


Vía:  www.espectador.comPor Romina Obelleyro | Gunilla gracias por mostrar el artículo en tus redes

Eso es lo que transmite Julio Bocca, el director artístico del Ballet Nacional del Sodre (BNS) que conversó con El Espectador sobre su presente al frente de la compañía.

Julio Bocca, el bailarín argentino más reconocido y premiado a nivel mundial, apasionado por la danza y amante de los atardeceres en la rambla, hace ya seis años que llegó a Uruguay para quedarse. Todos los días se levanta a las 6:30 de la mañana, cuando lo necesita toma clases de ballet con la compañía y disfruta de estar del otro lado del escenario como director.

Comenzó una compañía de ballet prácticamente desde cero y hoy en día se siente muy orgulloso de lo que ha logrado. “Esta compañía empezó casi de cero, muchos bailarines lucharon para que justamente en este momento ella exista. (…) Ahora hay una compañía, un teatro, un sueldo, se puede vivir del ballet, hay un lugar donde estar, donde saben que al llegar ahí se trabaja con la excelencia, con la calidad”, afirmó.

Pero ser el director artístico de una compañía es un gran desafío para Bocca, ya que lo considera un trabajo muy complejo, cansador pero que al final del día es muy gratificante. “Al ser director tenés muchas más cosas que pensar, es un grupo de gente que trabaja en conjunto, tenés que manejar y llevar a que ese grupo tire para el mismo lado. Antes tomaba decisiones por mí, ahora tomo decisiones por mucha gente”, expresó.

A pesar de ello, en el momento de tomar decisiones complejas, como quitar a algún bailarín de la compañía, siente que queda como “el malo de la película” porque sabe lo trabajoso que es llegar allí. “Por ese lado es un poco difícil porque sé lo que cuesta, pero también sé que se puede lograr, entonces si se puede lograr… hay que hacerlo”, afirmó Bocca.

Desde el 2010 hasta la actualidad, el Ballet Nacional del Sodre ha mejorado muchísimo, y tiene aún mucho por mejorar según explica su director, ya que uno de sus objetivos a futuro es que la compañía se encuentre entre “las 10 mejores del mundo”. Pero eso solo se logrará si los bailarines siguen creciendo y mejorando, según explica el exbailarín: “La danza te exige estar en forma física, tener una disciplina, constancia, tener lindas líneas, buen pie, giro, salto, eso es lo que requiere la danza para llegar a la excelencia”, expresó.

Sin embargo, hoy en día el BNS está conformado una mitad por bailarines uruguayos y la otra mitad por extranjeros, pero Bocca espera que más adelante el número de uruguayos aumente a un 80%.“La idea es que la compañía sea un 80% formada por uruguayos, hoy en día está en un 50%, que no está mal porque si te ponés a pensar en Uruguay hay tres millones de personas y una gran parte de ellos son mayores. Pero se puede lograr tener más”, comentó.

Siga leyendo la entrevista en  www.espectador.com