Rodeado de familiares y amigos, el internacionalmente reconocido compositor y arpista venezolano arriba a sus 98 primaveras, siendo el precursor del género musical de la tonada y un legado para la música universal. Acaba de terminar su segunda producción literaria que se espera sea bautizada para finales del 2015

Caracas, 20 de febrero.- Fue el martes de carnaval de 1917 cuando sus ojos se abrieron a este mundo en un maravilloso país llamado Venezuela, desde entonces su vida ha estado llena de experiencias y bendiciones. Su nombre es música para nuestros oídos, y su vida un patrimonio para el país. Se trata del maestro Juan Vicente Torrealba, quien a sus 98 años tiene la dicha de celebrar la bendición de la vida aplaudido por un pueblo que le admira y agradece por sus maravillosos aportes a la música venezolana.

La inclusión del bajo en la tradicional conformación del conjunto criollo de arpa, cuatro y maracas, es uno de los célebres aportes a la música criolla, del maestro Torrealba quien además es el precursor del género musical de la tonada.

Su indiscutible talento lo ha llevado a cosechar insigne trayectoria musical, ganándose afecto de todo el que le conoce. Es reconocido como Patrimonio Musical de Venezuela, y autor de grandes clásicos como La Potra Zaina, Concierto en la llanura, Esteros de Camaguán, Solito con las estrellas, Madrugada Llanera, Sabaneando, entre otros.

Recientemente publicó un audiolibro autobiográfico donde narra sus vivencias llaneras y acaba de terminar su segunda producción literaria que se espera sea bautizada para finales del 2015.

Torrealba es una institución de nuestra música, famoso por sus más de 300 composiciones y con más de 100 discos en su haber. A su edad se encuentra en perfecta lucidez y uso de sus facultades, y aunque parezca increíble, está muy pendiente de las redes sociales y de los mensajes que recibe gracias a la tecnología. Para sorpresa de sus seguidores, es un activo comunicador en Twitter, Facebook e Instagram, donde recibe merecidos homenajes, por haber cosechado largos años de entrega a la música venezolana y la defensa del folklore.

Tras recibir en noviembre del año pasado el Premio del Consejo Directivo de la Academia Latina de la Grabación por decisión unánime de su directiva, el maestro reconoce que si bien es muy difícil sentirse feliz a los 98 años por el cansancio y la merma física que esta edad implica, está contento y agradecido por esta gran distinción conferida con el Latin Grammy 2014 y el despertar que este galardón brindó a su patrimonio.

Consciente de que Venezuela no se encuentra en un momento como para hacer grandes celebraciones, y constantemente solidario con la situación nacional, se alegra de cumplir 98 años y poder celebrar en la estricta intimidad de la familia con sus amistades más cercanas este 21 de febrero en horas de la tarde en su residencia.

Aprovecha este medio para agradecer al pueblo que ama a Venezuela y sabe perfectamente apreciar su legado.