Vía: www.sinembargo.mx  |  Por Mónica Maristain

La iniciativa ¡Viva Perú!, trae a un artista de lujo: el tenor Juan Diego Flórez canta hoy en el Auditorio Nacional

Ciudad de México, 6 de octubre (SinEmbargo).- Como parte la iniciativa Viva en el Mundo y que trae lo mejor de Perú en una semana musical y gastronómica que incluye también la participación de tres importantísimos artistas visuales de dicho país sudamericano, tal el caso de Szyszlo, Chávez y Tola, hoy canta Juan Diego Flórez en el Auditorio Nacional.

Dará así su grito con estilo este peruano de ley, quien a pesar de estar casado con una alemana, tener hijos que hablen alemán, vivir en Europa y servir a públicos de todo el mundo, no olvida al país que lo vio nacer hace 42 años.

“La comida siempre gana. Primero comer y después cantar”, dice el tenor nombrado por Luciano Pavarotti su heredero y por Plácido Domingo como “el tenor ligero más importante en la historia”, cuando le preguntamos si en su tierra es más famoso él o el cocinero Gastón Acurio.

Ambos, chef y tenor, se comunican con frecuencia y hacen todo lo posible por hacer proyectos en conjunto, aun cuando las agendas respectivas ofrecen un vértigo demencial que a menudo les impide el encuentro.

Fue en octubre de 2010 cuando Juan Diego cantó en nuestro Auditorio Nacional, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Yucatán en un concierto titulado:”Juan Diego Flórez: El Tenor de Oro”.

Se trata de uno de los tres tenores en realizar la hazaña de dar un bis en el Metropolitan de Nueva York. Primero fue Pavarotti, luego Flórez y recientemente nuestro Javier Camarena.

“En el teatro Alla Scala Juan Diego concedió en 2007 el bis del aria Ah! Mes amis de la ópera de Donizetti La hija del Regimiento, célebre por los nueve dos de pecho, ante un público enloquecido. Un año después, en 2008, Juan Diego hizo lo propio en el Met, y en 2012 en la Ópera de París, donde no se había hecho ningún bis desde su inauguración en 1989”, dice la información de prensa distribuida por el departamento de prensa del Auditorio.

Flórez inaugurará el Festival Viva Perú,  acompañado por la Orquesta Sinfónica de Minería, dirigida por Sebastiano Rolli, y por el Mariachi Gama Mil.

Juan Diego Flórez inició su carrera musical muy joven. A los 17 años comenzó sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música de Lima y también estudió canto en el Curtis Institute of Music de Filadelfia.

A los 23 años debutó en La Scala de Milán, y desde entonces ha cantado en los teatros y salas de concierto más importantes del mundo, junto a grandes directores de orquesta; su repertorio incluye más de 30 óperas.

Flórez ha sido reconocido como uno de los mejores tenores de la historia por la BBC de Londres y ha recibido un sinnúmero de premios y distinciones, incluyendo La Gran Cruz de la Orden del Sol de Perú. El tenor también ha estado nominado en 2009 y 2011 a las Lunas del Auditorio en la categoría espectáculo Clásico.

“Estoy muy contento de regresar a México en el marco de estas celebraciones por Perú. Cuando canto aquí me siento como en casa, muy cercano a la gente, llevo la música mexicana en la sangre”, dijo Juan Diego en una conferencia de prensa llevada a cabo este lunes en el vestíbulo del también llamado “Coloso de Reforma”.

“No se trata solo de un concierto dedicado a la música peruana, sino también música mexicana que los peruanos llevamos siempre en el corazón. También cantaré ópera, claro, porque soy un cantante de ópera”, agregó el artista, prometiendo “una noche inolvidable”.

Frente a un nutrido grupo de periodistas locales, Juan Diego Flórez reivindicó sus orígenes en la música popular y su paso por la consabida banda de rock de juventud, hechos que le permiten imaginar un futuro disco con alguna artista del pop, siguiendo el ejemplo del italiano Andrea Bocelli, quien hizo dúo con la española Martha Sánchez. Si tuviera que elegir con quién cantar, no lo duda: sería con la colombiana Shakira, reveló.

“Todavía conservo mi amor por la música popular, toco mucho la guitarra y también compongo mis canciones”, confesó.

“Mi padre era cantante y hacía temas de Chabuca Granda. Tenía una voz bonita y muy educada, casi como un tenor. Seguro eso me influyó mucho. Canté siempre música peruana, sobre todo de la costa, que es la que se oía en mi infancia”, afirmó.

“Sigo cantando en mis conciertos la música peruana en particular y la música latinoamericana en general. Al público le encanta. Somos tres hermanos y nuestros padres nos llevaban a las peñas que se hacían en la casa de algún amigo; sonaban las guitarras, los cajones, la música negra, yo me levantaba y escuchaba…todo eso quedó”, dijo.

El intérprete reveló sus deseos de cantar una ópera como “El barbero de Sevilla” o “La hija del regimiento” en México y en ese sentido admitió que ha habido algunas conversaciones, pero nunca se concretó nada.

“Mi repertorio se está ampliando un poco, porque el centro de mi voz ha cambiado y se ha hecho más voluminoso. Está permitido que ahora aborde óperas como “Romeo y Julieta” y otras óperas románticas francesas, lo que me pone muy contento, pues es importante agrandar el horizonte artístico”, precisó.

“Un cambio en la voz, por más pequeño que sea, puede representar un problema o una oportunidad. Supe ajustar la técnica con calma, sin tener sobresaltos y ahora estoy muy satisfecho por mi manera de cantar y con mi nuevo repertorio”, agregó.

“Me gustaría intentar ahora con Mozart, porque cuando tuve la ocasión preferí a Rossini”, admitió.

Fueron Luciano Pavarotti y Alfredo Krauss sus dos grandes maestros, sin dejar de admirar a Plácido Domingo. Entre los tenores mexicanos, tiene de amigos a Rolando Villazón y Ramón Vargas.

Actualmente prepara una ópera que llamó “del siglo XXI”, cuyo autor no reveló y que estrenará en el 2019.