Nacido en Venezuela, donde inició su formación musical a los cinco años de edad, se formó como Ingeniero de Sonido por el Taller de Arte Sonoro de Caracas, del que una vez con título en mano, decidió migrar al estudio de la armonía de jazz y el piano, bajo la tutoría de Gerry Weil, obteniendo el título de Jazz Piano Performance por el Taller de Jazz de Caracas.


Actualmente residenciado en la ciudad de Nueva York,  sus primeros tres años y medio en Estados Unidos los vivió en Boston, donde cursó estudios de maestría en Composición Clásica y Contemporánea en Berklee College of Music, Josu Ortiz presenta su primer álbum discográfico: Black & White Steps, al que el autor define como “la bitácora de un viaje musical que inició a raíz de sus estudios sobre la música como lenguaje”, en el que combina diversos elementos de la música venezolana; la libertad que cede la improvisación del jazz; el poder del rock y el son de la música cubana.

“Es un disco dedicado a Venezuela”, dice Josu Ortiz, quien agrega que no por accidente, la primera canción del álbum, Agua de Lluvia, es dedicada al país que lo vio nacer y al que hoy da un mensaje de esperanza a través de su música.

Black & White Steps es la fusión de las influencias musicales que a lo largo de 20 años han influenciado al artista, quien ha participado en diversas bandas en las que fue guitarrista, cuatrista, pianista y cantante.

Las seis canciones que conforman el disco (una de ellas, versión de un clásico del famoso cantautor venezolano Simón Díaz) contó co la participación de Josu Ortiz al piano; Ali Tovar, en el bajo; Rodrigo Gamboa, José Andrés Benítez y Alex Sánchez en la guitarra eléctrica; Orlando Retana en la batería; Takafumi Nikaido en las congas; Pedro Sanjur en el timbal; Tzahi Carmona y Scott Bell en la trompeta; Ori Jacobson y Gaia Petrelli en el saxofón; Xito Lovell en el trombón; Nella Rojas y Luisa Torrealba como vocales y  Stefano Melillo en el violín. También cuenta con la participación de invitados especiales como Constanza Liz en la voz, Brenda Rengel en el violín para el tema Tonada de Luna Llena de Simón Díaz y Chipi Chacón en la Trompeta líder de Song Something. También contó con la presencia de Gonzalo Pérez y David Pérez en la ingeniería de grabación; Germán Landaeta en la mezcla y mastering del álbum, y Marco Echeverría en la coproducción del tema Agua de lluvia.

Artistas de influencias tan variopintas y de influencias tan diversas, hacen de Black & White Steps una promesa musical compuesta por un sinfín de músicos de culturas y ritmos distintos, que lo posicionan como un aporte y transmisión de identidad a través de la música.