Vía: El Cultural.es | Por: RAFAEL BANÚS

Joshua Bell inicia su gira española este martes en Pamplona. El violinista, director titular de la británica Academy of St. Martin In The Fields, celebra también la publicación de su disco Musical Gifts, en el que colaboran Plácido Domingo, Renée Fleming y Chick Corea, entre otros.

Joshua Bell

Joshua Bell

Joshua Bell (Bloomington, Indiana, 1967) es uno de los más aclamados violinistas de hoy. Ha cautivado a los públicos más exigentes con su virtuosismo, su belleza de sonido (toca un Stradivarius Huberman de 1713) y su carismática presencia escénica. Sus variados intereses lo han convertido en una súper-estrella de la música clásica. La anécdota de haber tocado en el metro de Washington dio la vuelta al mundo. Está de absoluta actualidad por su reciente gira por nuestro país, como solista y director, el 15 de octubre en el Baluarte de Pamplona y el 16 y 17 en el ciclo de Ibermúsica en el Auditorio madrileño, que coincide con la aparición de su nuevo álbum,Musical Gifts.

Recientemente, Joshua Bell ha sido nombrado director titular de la Academy of St.Martin-in the Fields. Su primera gira con la venerable agrupación británica -cuyo fundador, Sir Neville Marriner, celebra el año próximo sus 90 ‘primaveras’ aún en activo- fue recibida con entusiasmo, al igual que su primera grabación de las Sinfonías núms. 4 y 7 de Beethoven, editada por su sello exclusivo Sony Classical. En 2013 dirigió asimismo conjuntos tan prestigiosos como la Orquesta de Cleveland o la Filarmónica de Nueva York. “Dirigir una orquesta y tocar el violín al mismo tiempo es algo muy orgánico y natural. Está siendo una experiencia fantástica”, señala a El Cultural. “Normalmente tomo asiento en la posición principal con los primeros violines. Toco como parte de la sección. Pero en determinados pasajes, cuando la importancia de los violines es menor, dirijo desde la silla con el arco o con mi mano izquierda. Así, de las dos maneras, voy creando mi propio estilo”.

Sin embargo, es muy realista. “No veo la dirección como una ciencia. Lo que importa es obtener un buen resultado y hay muchas formas de alcanzarlo. Todos los directores, de hecho, mezclan diversas técnicas. Yo he aprendido de todos los que me han dirigido, que han podido ser a lo largo de mi carrera más de mil. Muchas veces me basta con gestos minúsculos, como mover los ojos, para comunicarme con mi orquesta”. En cualquier caso, reconoce la importancia del genio de Bonn, al que dedica la mayor parte de estas veladas.“Desde luego Beethoven es un gran banco de pruebas para un director joven. Es el más importante compositor sinfónico. El primer álbum que grabé como director fue precisamente con sus composiciones. Algunos me decían que era demasiado ambicioso para estar empezando. Pero me siento muy confiado con esta música, cada nota me provoca emociones”.

Canciones populares

Al mismo tiempo ha aparecido en el mercado su nuevo álbum, Musical Gifts(Regalos musicales), del que comenta a El Cultural: “Está inspirado en otro anterior que grabé hace tres años y que se tituló At Home with Friends y sigue la misma idea: elegir una serie de canciones populares conocidas y arreglarlas para que puedan ser interpretadas con diferentes músicos y cantantes con los que siento afinidad. Esta vez son figuras como Chick Corea, Brandford Marsalis, Gloria Stefan, Renée Fleming, Michael Feinstein, Plácido Domingo…Suelo dar conciertos en mi casa, es algo de lo que disfruto mucho, y quería recrear en estos discos ese ambiente de complicidad”.

Entre las colaboraciones destaca especialmente la del tenor Plácido Domingo. “Con él toco el célebre villancico O Tannenbaum. Es sencillo, pero espero hacer algo más elaborado con él. Nos hemos hecho buenos amigos”.