Prensa FundaMusical Bolívar

El joven mexicano, uno de los egresados del Programa El Sistema Fellows del Conservatorio de Nueva Inglaterra de Boston, está en el país para dictar una cátedra de dirección a nueve jóvenes promesas de la Sinfónica de la Juventud Barloventeña; además de trabajar con más de 90 niños y jóvenes del núcleo Mamporal, en el estado Miranda
José Luis Hernández-Estrada: “En los pueblos de Venezuela reside el corazón de El Sistema”

José Luis Hernández-Estrada: “En los pueblos de Venezuela reside el corazón de El Sistema”

Pocos le van a creer. Se ríe, asombrado, al decirlo. El joven director mexicano-estadounidense José Luis Hernández-Estrada asegura que cuando narre la experiencia que ha vivido en el Núcleo Mamporal, ubicado en el estado Miranda, serán contadas las personas que le creerán. “Cuando llegue y les diga que un pueblo con 30 mil habitantes cuenta con una orquesta de alto nivel, que puede tocar la Sinfonía n° 2, de Gustav Mahler, o la Sinfonía n° 2, de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, poco me van a creer. ¡Es algo de proporción impactante!”, afirma el músico que cuenta con una Maestría en Música con Especialización en Dirección Orquestal de la Universidad de Texas Pan-American.

10527886_10152363766932291_1030416327455214964_n

Lleva ya casi una semana de asombro, lo sabe. El director, egresado del Programa El Sistema Fellows del Conservatorio de Nueva Inglaterra de Boston, se encuentra en el núcleo del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela dictando un taller de dirección para nueve integrantes de la Sinfónica de la Juventud Barloventeña. Con Rosmarly Retortillo, Lino Castillo, Jesús Delgado, Verónica Verdú, Arianni Hernández, Jazmín Oliveros, Miguel Díaz, Edgar Montes, y César Viana, ha descubierto una camada de líderes musicales y comunitarios.

“Eduardo Mata, director mexicano, decía que ‘la música no existe hasta que suena’. La música se vuelve un acto de creación, y eso es lo que estamos trabajando aquí: cómo vamos a transmitir la música, técnica, audición. En estos chicos veo a un grupo de líderes sociales importantes. No solo serán los nuevos directores de núcleos, sino que ayudarán a contribuir con la meta del millón de niños y jóvenes para 2019”, asegura José Luis Hernández-Estrada.

Además del trabajo con los jóvenes directores, el músico mexicano ha estado ensayando con las dos orquestas del núcleo de Mamporal, que dirige la profesora Beatriz Repoll, la Sinfonía n° 2, de Gustav Mahler. “En los pueblos de Venezuela reside el corazón de El Sistema. Lo puedo palpar en esa sensación de liberación y felicidad que tienen esos jóvenes cuando hacen música. Este núcleo muestra un trabajo mundial. Aquí está parte de tocar y de luchar. Los alumnos más aventajados enseñan a los más pequeños. Tengo muchachos de 14 a 15 años dirigiendo como unos maestros, porque el sistema pedagógico se vuelve más avanzado cuando lo basas en la confianza al alumno. El Sistema es uno de los grandes proyectos culturales del mundo. Hacemos de la música un medio para la superación y una ventana hacia un universo resplandeciente”, narra el músico que creó en Oklahoma, Estados Unidos, la primera iniciativa inspirada en El Sistema en esa localidad.

El taller de dirección y el trabajo que realiza el maestro José Luis Hernández-Estrada, en el Núcleo Mamporal, forma parte del trabajo pedagógico del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, institución tutelada por la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.