Vía: Correo del Orinoco

Texto/Luis Jesús González Cova | Foto/Cortesía FundaMusical Bolívar

El invitado se sintió complacido con el trabajo desarrollado por la Orquesta Sinfónica de la Juventud Barloventeña, una agrupación capaz de “imprimir un gesto artístico y pasión latinoamericanista” a las obras que interpretan

José Luis Hernández: En Mamporal se forman nuevos líderes sociales por medio de la música

José Luis Hernández: En Mamporal se forman nuevos líderes sociales por medio de la música

“Me siento privilegiado de estar acá en Mamporal, en esta comunidad musical de ensueño compartiendo con ustedes que son un ejemplo para el mundo. Me siento orgulloso como latinoamericano que sea acá, en Venezuela, donde se está dictando pauta en el mundo en materia musical”, así comenzó la jornada de trabajo de ayer el director mexicano José Luis Hernández frente a unas 90 niñas y niños integrantes del Núcleo del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela, de Mamporal, estado Miranda.

El maestro mexicano, reconocido internacionalmente, llegó el pasado lunes a la comunidad mirandina, invitado por la Fundación Musical Simón Bolívar, para trabajar durante cinco días en la formación de la Orquesta Sinfónica de la Juventud Barloventeña y de un grupo de directores con edades que van desde los 14 años.

José Luis Hernández tuvo la oportunidad de seleccionar cualquier otro núcleo del Sistema, pero prefirió una zona rural, de no tan fácil acceso y donde además su trabajo sería más necesario, entre otras cosas, por la carencia de profesores, como ocurre en Mamporal, un núcleo dirigido por la maestra Beatriz Ripoll, fundado hace ochos años con unas 60 niñas, niños y jóvenes, cifra que se ha multiplicado hasta completar los 400, más nos 500 que son atendidos directamente en las escuelas de la zona.

Para el mexicano, esta visita de carácter pedagógico forma parte de una misión institucional de la Fundación Musical Simón Bolívar, pero también de un interés personal de contribuir conel Sistema y con el pueblo venezolano, al transmitir todos los conocimiento que ha tenido la oportunidad de adquirir a lo largo de su vida en instituciones de mucho renombre y prestigio internacional.

“Siento que acá en Mamporal, que en los pueblos de Venezuela esta el corazón del Sistema. Acá se siente ese deseo de superación, de hacer las cosas bien. Se ven a las muchachas y a los muchachos muchachos alegres, gustosos de hacer música, y de hacer música juntos, que es el gran proyecto que llevamos a cabo: hacer una concertación a través de la música”, comentó al Correo del Orinoco el músico que ya estuvo en la tierra de Bolívar en 2012, cuando conoció de cerca el proyecto fundado por el maestro José Antonio Abreu.

El invitado internacional calificó como “un gran trabajo” el que se realiza en el Núcleo de Mamporal, una población de unos 30.000 habitantes con una orquesta sinfónica juvenil capaz de tocar autores tan complejos como Gustav Mahler.

“Y no solo tiene la capacidad de tocar ese repertorio, sino que además la interpretan, le imprimen un gesto artístico y pasión latinoamericanista que particularmente me llena de orgullo”, acotó Hernández Estrada.

Hoy en Caracas en el Centro de Accion Social por la Musica, sede del Sistema Nacional de Coros y Orquestas de Venezuela. Feliz de compartir gratas experiencias.

Hoy en Caracas en el Centro de Accion Social por la Musica, sede del Sistema Nacional de Coros y Orquestas de Venezuela. Feliz de compartir gratas experiencias.

APRENDER CON ALEGRÍA

Durante la mañana de este miércoles, luego de un taller solamente con el grupo de incipientes directores, el invitado internacional guió a los nuevos batutas, esta vez directamente frente a la Orquesta Infantil del Núcleo de Mamporal.

Mientras aprendían  de la mano del mexicano, las y los participantes mostraron una alegría y felicidad como si estuvieran jugando a dirigir una orquesta, pero sin dejar de lado el rigor de la atención que debe prestar quien aprende.

Para ofrecer una muestra al Correo del Orinoco, Hernández trabajó primero con la adolescente de unos 14 años de edad, Josmarly Retortillo, en quien el maestro reconoció un potencial talento en la dirección orquestal y con Lino Castillo, un joven de unos 18 años, un poco más experimentado gracias a su trabajo desarrollado al frente a la misma orquesta del Núcleo de Mamporal.

EL FUTURO

También participaron en el taller con Hernández Estrada los futuros directores y “líderes musicales de Venezuela” Jesús Delgado, Verónica Verdú, Arianni Hernández, Jazmín Oliveros, Miguel Díaz, Edgar Montes y César Viana.

Según detalló José Luis Hernández, el trabajo con los directores se concentró en técnicas de dirección, métodos pedagógicos, en la comunicación gestual y la técnica con la orquesta y en el entrenamiento auditivo y vocal para vincularse con los músicos. En líneas generales, nuevos recursos que serán de mucha utilidad durante el resto de su formación.

“Además de prepararse desde el punto de vista artístico, estamos discutiendo también las características que debe tener un director como líder social  que sepa concertar en una comunidad con distintas visiones. Porque el proyecto del Sistema, pensado orgánicamente, requiere de esos nuevos talentos. Estoy seguro que va haber en este grupo directores que se van a convertir en líderes de la comunidad, que van a tener sus propias orquestas, van a gestionar proyectos y van a hacer crecer el Sistema hasta llegar a la meta del millón de participantes en 2019, ellos van a ser parte de esto”, auguró el experimentado director.