La Prensa / 16/01/2014 − A pesar de venir muchas veces en los 11 años de existencia del Panamá Jazz Festival, sin entrar en discusiones de lo que representa para los distintos géneros musicales y el mundo alrededor del instrumento que interpreta desde los 10 años de edad, John Patitucci se sigue emocionando por estar aquí, como un niño que vuelve a Disneylandia por enésima vez, en especial, si vuelve junto a uno de sus amigos. En este caso, Danilo Pérez.

John Patitucci

John Patitucci

Patitucci, quien se presentó ayer miércoles en el American Trade Hotel dentro de los ‘sessions’ titulados ‘Danilo’s Jazz Club’, junto al creador del Panamá Jazz Festival y su hermano, el guitarrista Tom Patitucci, también estará hoy jueves en el Ateneo de la Ciudad del Saber a las 8:00 p.m. junto al Berklee Global Jazz Institute, perteneciente al Berklee College of Music.

Ayer, mientras ejecutaba el bajo en el hotel del Casco Antiguo, se perdía de la oportunidad de escuchar a uno de sus jazzistas favoritos, Kenny Garrett, quien simultáneamente se lucía con sus saxofones en el Ateneo.

“Me perdí la presentación de Kenny Garrett, y me encanta”, dice en conversación con La Prensa . “Es uno de mis saxofonistas altos favoritos. Tiene alma y un sonido increíble. También toca muy bien la batería y el piano”.

DOS MANOS, CUATRO CUERDAS

Nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1959, John Patitucci estudió contrabajo clásico en el San Francisco State University y en Long Beach University. A inicios de 1980 continuó en Los Ángeles, como músico de ‘sessions’ y de jazz.

Ha incursionado con sus dos instrumentos, el bajo y contrabajo, en la mayoría de todos los géneros populares norteamericanos: desde el jazz hasta el soul; desde el pop hasta el blues, coqueteando hasta con la música clásica en sus 13 álbumes.

“Me gustan muchos géneros, pero la improvisación musical es realmente lo mío, porque existe una libertad que no hay en ningún lado”, afirma. El bajo y contrabajo de Patitucci han sonado en temas de otros referentes del jazz como Chick Corea, Herbie Hancock, Wayne Shorter, Stan Getz, entre otros.

Asegura que muchos compositores han marcado su carrera, no solo en el jazz, sino también en el pop, rock, R&B, soul , blues y música clásica. “En el jazz, definitivamente Wayne Shorter, John Coltrane, Chick Corea. En el pop, The Beatles, pero hay muchos que han sacudido mi mundo”, dice.

“El bajo es un instrumento fantástico, porque es la base y fundación de la música”, expresa el músico.

“Es un instrumento catalizador que suena en medio de todo; que deslumbra sonora y melódicamente. Si se mira en todas las canciones, sería el latido de su corazón”.