Venezuela Sinfónica, como noticiero digital líder del mundo sinfónico de nuestro país, le sigue la pista a un joven que desde ya está marcando la pauta en cuanto a dirección orquestal se refiere. A corta edad, Jesús Parra sigue un exitoso camino en ese difícil arte de motivar escenarios con la batuta. Alumno del propio Maestro José Antonio Abreu, Gustavo Dudamel y Pablo Castellanos, por nombrar algunos, este chico promete dejar en alto el tricolor nacional cuando acompañe a la gira de El Sistema en agosto en Milán. Conversamos con un energético Jesús Parra, nacido en La Victoria, Estado Aragua, ejemplo de motivación y esperanza para la juventud musical venezolana.

Evelyn Navas Abdulkadir |Especial para Venezuela Sinfónica

A los diez años ya sabía qué quería hacer en la vida. Su hermana mayor era músico y un día lo llevó de oyente a un concierto. La magia le tocó el corazón y gracias a ese empujón fraterno y sincero, Jesús Alberto Parra Montenegro inicia sus estudios de violín y luego de viola en la Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil José Félix Ribas Núcleo La Victoria.

A los 12 años inicia su formación como director orquestal, sin dejar el arco toma la batuta para iniciar sus cursos con Alfredo Ascanio y Yenny Noguera, derrochando un talento que llamó la atención de otros maestros, permitiéndole continuar sus estudios de Dirección Orquestal bajo la tutela del Maestro José Antonio Abreu, Gustavo Dudamel, Christian Vásquez, Pablo Castellanos, Andrés González, Miguel Ángel Monroy, Mario Benzecry, Henry Crespo y Dietrich Paredes, entre muchos otros.

Jesús Parra nos cuenta que en ese primer concierto al que asistió: “sencillamente me enamoré. En algún momento del mismo pensé que era muy hermoso, ellos se veían tan felices, quizás podría estar sentado allí, podría hacer eso por el resto de mi vida”. Y así atrajo la atención familiar, ya acostumbrada a la dinámica de apoyar a los hijos músicos.

Nos comenta que en sus inicios el violín lo cautivó: “Me entusiasmé tanto que era como tener un juguete nuevo. Cada vez me motivaba mucho más, conté con el apoyo de mis padres, de mis hermanos y de mis maestros. Mi enfoque fue claro, lo único que quería era ¡tocar! Cuando estuve con la orquesta, al ver personas e instrumentos nuevos para mí, me comenzó a gustar la viola y no pasó mucho tiempo para que terminara tocando éste. Me entusiasmaba al hacerlo y aún es lo que más me apasiona”.

Sentir felicidad con lo que se hace
Ingresar a El Sistema a través de un núcleo en su ciudad natal es una oportunidad de crecimiento única, que debe ganarse con esfuerzo y dedicación, y la cual Jesús Parra aprovechó desde un comienzo: “Siempre estaré agradecido con El Sistema, con el Maestro Abreu, este modelo de inclusión que creó, replicado en muchos países del mundo, no es solamente una institución donde los niños aprenden sobre música, es también una herramienta de paz, valores, de calidad humana y espiritual”.

Este joven músico nunca olvidará su primer encuentro con el maestro Abreu: “Sencillamente no lo creía, la primera clase duró más de 3 horas y 30 minutos, estaba muy agotado, pero fue más la felicidad de cumplir un sueño que el cansancio”, nos revela. Eso sí, en aquel momento, no pensaba en todo el potencial que podía desarrollar como director. Simplemente la tomó porque le llenaba y esa felicidad que se siente cuando uno hace lo que ama, otorga frutos.

El potencial terminaría desarrollándose porque a la par, empezó a tomar clases con Gustavo Dudamel, Pablo Castellanos y Christian Vásquez, sin amilanarse ante las trayectorias destellantes de estos músicos: “Más que intimidarme o algo parecido, me motivaba más, en todos los sentidos. ¡Estar junto a estas grandes figuras deja una enseñanza tremenda! Son modelos a seguir”.

Son muchos los retos que Jesús Parra afrenta, porque precisamente por su edad debe dar explicaciones maduras sobre algún punto de vista de las obras clásicas, que generalmente se le escuchan a personas adultas, que ya han vivido y madurado: “La música no es de ninguna manera fácil, es un universo, el cual se debe profundizar en el diario”.

Así que en el camino, en vez de disfrutar de una adolescencia típica, tuvo que correr y madurar para seguir una carrera: “Me gusta muchísimo el trabajo que han realizado los compositores latinos, más aún la de nuestros compositores venezolanos, aún hay mucha música que estoy conociendo, otras que al estudiarla por su complejidad me atrapa de sobre manera, como el poema sinfónico Santa Cruz de Pacairigüa del maestro Evencio Castellanos”.

Con el Himno Nacional grabado en la memoria
Jesús Parra se subió a dirigir la Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil José Félix Ribas Núcleo La Victoria y en su inocencia de tan sólo 12 años, atesoró el momento en su corazón como la mejor experiencia que ha tenido. Era su primera vez como director y le tocó el Himno Nacional, qué gran orgullo.

En su evolución le tocó vivir experiencias excepcionales como la vez que compartió escenario en el Festival de Salzburgo con el maestro Sir Simon Rattle: “Siempre había admirado su trabajo como director, su manera de ser y verlo en persona, ver cómo fluía la música, cómo la transmite, lo que piensa, todo eso desde el gesto, ¡es increíble!”.

Eso sí, siempre pisando tierra: “Aun soy muy joven, y como bien he aprendido, principalmente del maestro Dudamel, mientras más grande el esfuerzo, mayores son los compromisos que se tienen, son muchas cosas que quiero lograr, ser agradecido, mas no conforme con uno mismo”.

Actualmente Jesús Parra está listo para acompañar a El Sistema en la Gira Milán 2015, donde su batuta brillará como parte de la nueva generación que está dando de qué hablar. A la par de su continua preparación, como todo joven, reconoce que está al día en materia de tecnología y redes sociales, usando Facebook, Twitter e Instagram: “Prefiero no evitar el contacto, el cara a cara con las personas, soy de los que prefieren tener el libro en físico que en digital”.

Por ahora se dedica a la dirección orquestal, mientras el tema de la composición lo deja para mucho después: “No me veo escribiendo alguna obra, al menos ahora no pienso en eso. No quito que en algún futuro pueda hacerlo. Me veo dedicado y estudiando completamente la dirección orquestal”.

El futuro tiene alma llena de juventud
En tiempo reciente, regresó a tu terruño natal y puso a vibrar al público que se deleitó con la Obertura Egmont Op. 84 de Beethoven, Fuga con Pajarillo de Aldemaro Romero, y Obertura 1812 Op. 49 de Tchaikovsky. Como director se lució con la Orquesta Regional del Eje este de Aragua y la Orquesta Juvenil de La Victoria, de El Consejo, de San Mateo y de Tejerías. Seguramente los presentes disfrutaron ampliamente de su talento y por supuesto, de tan bella música seleccionada.

Jesús Parra está consciente de un frase ya cliché: “Los jóvenes son el futuro dicen y es verdad, porque eso veo cuando visito algún núcleo, cuando visito alguna orquesta, eso es una de las cosas más conmovedora de El Sistema y te encuentras con personas tan jóvenes haciendo música de verdad. Con las mejores enseñanzas y con el mayor de los compromisos”.

Por ahora, este joven sigue preparándose, ampliando sus conocimientos y muy comprometido con El Sistema y las diferentes actividades sociales que se llevan a cabo en todo el país: “Por supuesto, aún sigo estudiando, y aún tengo muchísimas cosas que aprender, siempre hay algo nuevo. Aún estoy conociendo mucha música y escudriño de manera apresurada las obras. Existen muchas sinfonías, oberturas y demás que quiero hacer antes de emprender el mundo de la Ópera, pero algunos de los trabajos que veo más cerca son el Ballet El Cascanueces de Tchaikovsky y La Consagración de la Primavera de Stravinski”.

Como representante de esa Venezuela musical, plenamente juvenil, Jesús Parra nos expresa que está orgulloso de nuestro país: “Es muy hermoso y sin modestia alguna, tenemos el mejor sistema de orquestas del mundo, debemos apreciar lo que tenemos, que es grande, es valioso, y es nuestro. De los venezolanos, ya lo hemos compartido con el mundo entero, pero no deja de ser regalo de primera mano para nosotros mismos. El Sistema está a la puerta de todo aquel que quiera tener ese encuentro maravilloso con la música. Y la música es el regalo más hermoso que se puede dar a un ser humano”, puntualiza.

La vista y el sueño puestos en Milán
La visita de El Sistema a Milán constituye desde ya el mayor reto que enfrente este joven. La apertura del Proyecto El Sistema en el Piermarini el viernes 21 y el domingo 23 de agosto está en manos del director principal del Teatro alla Scala Riccardo Chailly, quien dirigirá la Orquesta Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela compuesta por niños entre 8 y 12 años. El programa incluye piezas como Scherzo fantastique de Igor Stravinski, dirigida por Jesús Alberto Parra; Divertimento de El beso del hada, igualmente de Stravinski y la Sinfonía N° 4 de Pëtr Il’iè Èajkovskij.
Al respecto nos dice: “Es más que un gran honor. Es un inmenso prestigio participar en Milán y poder compartir escenario con el maestro Chailly. ¡Es un sueño! Aún me cuesta creerlo. Estamos muy ansiosos”.

Su experiencia previa, como director va más allá que el estudio de las partituras, debe ejercer autoridad y eso es algo que no se aprende en clase directamente, sino en el trabajo a diario: “Los directores siempre están expuestos a la mirada de todos, siempre se debe dar ejemplo con lo que se dice, en cómo se trata y como se educa a los jóvenes y a los adultos con esto, por ende se debe intentar ser líderes, para que los músicos te sigan con criterio y confianza”.

Stravinski no es un compositor fácil para nadie, ni para los músicos o directores más experimentados: “Es música compleja. El maestro Abreu me ha orientado siempre con palabras como que todo esfuerzo es premiado por el sudor constante y el éxito, así que ha sido un trabajo de equipo donde hemos dedicado mucho tiempo al repertorio y los niños de la selección nacional han respondido de una manera tremenda, los niños más pequeños haciendo música del más alto nivel y sin duda, sorprenderán a todos aquellos que la escuchen”.

La disciplina en la orquesta se inspira a través del trabajo constante: “Agradezco la ayuda de todos los maestros, profesores y talleristas, entre otros, por dejarme formar parte de ese equipo de trabajo, ellos también nos hablan de una manera alentadora, esto hace que el ambiente de trabajo sea motivador y fructífero”.

Ya con todo listo, apuntando la mirada hacia Milán, este joven de 20 años ansía subirse al podio y extender la batuta: “La Scala de Milán es uno de los teatros más famosos del mundo, es un sueño para cualquier músico poder cantar, tocar o dirigir allí, todo estamos muy anhelantes y felices por esto, y particularmente me ha quitado el sueño por mucho tiempo, y me compromete aún más a luchar día a día y cumplir lo que sueñe o visione”.

Si Salzburgo fue un reto conquistado con mucho mérito en la gira europea de El Sistema en el 2013, Milán se presenta como algo grande: “Estamos también expuestos a cumplir compromisos tras compromisos cada vez mayores. Esta vez el repertorio es más exigente porque la orquesta es de ¡menor edad! Y eso de presentarnos en La Scala de Milán en sí, es trascendental”. Finaliza.

JESÚS PARRA
Jesús Alberto Parra Montenegro nace en La Victoria, Estado Aragua. Inicia sus estudios musicales a los 10 años de edad en La Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil “José Félix Ribas” Núcleo La Victoria. Inclinándose principalmente por El violín como instrumento, pero sus intereses se volcaron a La viola y a La Dirección Orquestal a La edad de 12 años. Sus maestros de Dirección Orquestal han sido Alfredo Ascanio y Yenny Noguera a quienes han secundado una serie de personalidades prominentes en el ámbito musical. Así mismo, ha recibido Estudios de Dirección Orquestal bajo la tutela del Maestro José Antonio Abreu, Gustavo Dudamel, Christian Vásquez, Pablo Castellanos, Andrés González, Miguel Ángel Monroy, Mario Benzecry, Henry Crespo, Dietrich Paredes, Entre Otros. Actualmente Recibe clases en el Conservatorio de música Simón Bolívar, y asiste al Programa académico de Montalban en el cual recibe clases con los maestros: Gregory Carreño, Violeta Lares Franka Verhagen, Tupac Amaru, Entre otros. De la misma manera ha participado como Director Invitado de Orquestas como; Orquesta Sinfónica Infantil de Montalbán, San Agustín y La Rinconada con presencia del Maestro Placido Domingo Orquesta Sinfónica Infantil y juvenil de Maracay, San Sebastián, San Vicente, La Colonia Tovar, Las Tejerías y La Victoria. Orquesta Sinfónica Infantil Nacional de Venezuela, Orquesta Sinfónica Juvenil de Valencia, Orquesta sinfónica juvenil de San Antonio de los Altos, Entre otras. Ha realizado conciertos para La Fundación del Niño Simón y numerosas muestras; Muestra al Maestro Gustavo Dudamel y Maestro José Antonio Abreu como director invitado, Muestra a embajadores de Viena y España, Etc. A su corta edad ha sido Director Invitado con Orquesta profesionales como la Orquesta Sinfónica de Aragua. Por otra parte, participo en la gira por Europa (2010), en la gira por Sur América (2011), en la gira por Europa (2011), en la que participo como Director invitado en Turquía con la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar dirigida por el maestro Gustavo Dudamel, también participo en la gira de Los Ángeles (USA) participó en la gira Edimburgo-Stirling en el cual Jesús Parra hizo debut en Londres, y en EE.UU en el Carnegie Hall en new York (2012) con la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, luego estuvo con la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas (de la cual es miembro actualmente) gira Portugal Noruega (2012) y gira Europa (2012). En enero del año 2013 Jesús Parra dirigió a 800 músicos en concierto de solidaridad al fallecido Presidente de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías. Así mismo, este joven participo en uno de los Festivales más importantes del género clásico en el “Festival de Salzburgo”, en el cual fue director de la Orquesta Sinfónica Infantil Nacional compartiendo el pódium con el aclamado Director de La Filarmónica de Berlín Sir Simon Rattle. La participación internacional de este joven talento culmina con La Gira Japón – Korea (ASIA) 2013 esta vez como ejecutante en La Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas. Finalmente, Jesús Parra cierra el año 2013 con una participación importante para la cultura del Municipio José Félix Ribas estado Aragua, dirigiendo el Ballet del Cascanueces de Tchaikovski con la Orquesta Sinfónica Juvenil de La Victoria y el Ballet de La Victoria en un concierto abierto a toda la comunidad Victoriana, siendo la primera vez en el estado Aragua.

Entre los méritos de este joven Victoriano cuentan reconocimientos como:
“Excelencia por Fila. Mayor record de asistencia en los ensayos generales de la Orquesta Juvenil periodo 2005-2006. OSNJIV-2005-2006”; “Por participar como Presentador de la Oradora de Orden de la Sesión Solemne con motivo al 196 aniversario de la Batalla De La Victoria”; “Orden CMDNNA en su única clase por el Concejo Municipal de Derechos del Niño, Niña, y Adolescente, 2010” y una de las más reconocidas en la juventud Venezolana “Orden José Félix Ribas” en el área de Cultura.