Vía:  www.panorama.com.ve | Por Luis Del Villar

Puede que las nuevas generaciones de venezolanos no lo sepan, pero existe un género musical que lleva impreso el sello de lo auténtico “hecho en Venezuela” y no es otro que la llamada:  Onda Nueva.

Descubierto a finales de los años sesenta por Frank “El Pavo” Hernández y popularizado a partir de 1968 por el gran maestro, compositor, pianista y director Aldemaro Romero. La base de este sonido y ritmo es el joropo tradicional del llano venezolano, que en una fusuón nada purista está combinado con elementos de jazz y el bossanova brasilero, sin desmeritar un particular golpe de la batería.

Romero quien falleció en 2007, ya lo dijo en su momento:  “La Onda Nueva no es otra cosa que la sustitución de una orquestación por otra. En vez de arpa, cuatro y maracas; piano, bajo y batería: el trío ideal para tocar música de jazz”.

Consultado por PANORAMA, Álvaro Paiba, director del Festival Nacional Movida Acústica Urbana (MAU), expresó “Su primer objetivo fue sin duda la internacionalización de la música nuestra venezolana y era algo que quizás nadie lo había logrado. La explicación técnica de la onda nueva lo que intenta es llevar un ritmo ternario como el joropo a hacerlo binario, es decir más lento y bailable”.

“El segundo punto es que Aldemaro no se queda con la tradición purista ni estático sino que lo ve cambiante como puede ser el idioma, y es a partir de allí, y pese a todo el rechazo y tener gente en contra que consigue su cometido. Esto lo logró desde la ciudad porque él nació en Valencia y logró instituirlo. Tanto fue el éxito que pudo crear festivales internacionales con la visita al país de figuras muy destacadas como Astor Piazzola, entre otros. Ni hablar del mexicano Rubén Fuentes, quien compuso el éxito de La Bikina, bajo la premisa de este descubrimiento venezolano”.

Según lo señalado por el cantante, músico y compositor venezolano Alí Agüero, él fue llamado por Aldemaro Romero en el año 1968 para solicitarle que consiguiera una voz femenina y una masculina para un proyecto que estaba desarrollando, en el cual estaban incluidos además de Romero, el baterista Frank Hernández y un bajista.

En ese mismo año, Aldemaro hizo un montaje del tema folclórico ‘Aragüita’, cuya letra fue añadida por el poeta venezolano Germán Fleitas Beroes. El resultado fue mostrado al contrabajista rumano Jacques Braunstein, quien opinó que aquello le parecía “una onda nueva”. Así surgió el nombre.

En conversación con PANORAMA, el cantautor Rafael “Pollo” Brito, dijo: “Se rompió el esquema porque la gente pensó que no se podría reinventar un ritmo del folclor nacional. A mi parecer fue Frank el inventor y Aldemaro lo hace popular al componer las primeras canciones. La onda nueva tampoco la puede cantar todo el mundo porque hay que conocerla y yo creo que se debería aprovechar un poco más, sobretodo las generaciones musicales de hoy”.

“Hay cosas importantes como el arreglo de temas propios venezolanos, además de ‘Aragüita’ y dos temas de The Beatles, Paul Mc Cartney y John Lennon. Se logró un contrato de grabación con un sello internacional y producto de este esfuerzo fue el disco LP titulado: Aldemaro Romero presenta la Onda Nueva”, editado con éxito en dos ocasiones”, dice Brito.

Al año siguiente (1969), Aldemaro Romero y el compositor italiano Carlo Savina fueron contratados para la elaboración de la banda sonora del filme La epopeya de Bolívar.

Los temas compuestos, arreglados y grabados por Romero en Italia fueron recogidos en un álbum que se convirtió en el primer trabajo discográfico editado por su sello denominado Onda Nueva, con el objetivo de proteger sus creaciones en lo sucesivo. La firma llegó a editar 6 discos más en formato LP y algunos discos sencillos de 45.

En 1971, durante una estancia en México, firmó contrato con la empresa Discos Musart, para realizar un disco de música mexicana tradicional, que respaldó con una gran orquestación y voces. Este álbum se tituló La Onda Nueva en México.

Paralelamente a ello, Romero creó, con base en ese género musical, el primer Festival Mundial de la Onda Nueva, cuyas presentaciones se realizaron en el Teatro Municipal de Caracas a casa llena. A este festival fueron invitados, entre otros artistas, los orquestadores Franck Pourcel, Edmundo Ros, Waldo de los Ríos y Paul Mauriat, el grupo brasileño Zimbo Trio, el bandoneonista Astor Piazzola; cantantes como Armando Manzanero, Marco Antonio Muñiz, Mirla Castellanos y Olga Guillot. Estos festivales se transmitieron a través de la pantalla televisiva desde Caracas a otros países.

Cuarenta años después, la onda nueva sigue traspasando las fronteras nacionales con un sello musical que distingue el sabor de la tierra venezolana.