Vía: coffeeandsaturday.com

Con más de un siglo de existencia, el jazz es uno de los géneros musicales más populares en nuestros días. Desde luego, no todo mundo lo disfruta, sin embargo, es casi impensable que todo aquel que dice “amar la música”, no haya escuchado la palabra “jazz”.

Como en todo género, el jazz tiene una gran cantidad de exponentes que han trascendido por sus innovaciones, técnica y grandeza artística.

Jazz, música que moldea sentimientos, tiene la intención de mostrar quiénes son estos músicos, y sobre todo, mostrar algunos de sus temas imprescindibles para que nuestros lectores que disfrutan el jazz tengan el placer de embelesar sus oídos nuevamente con grandes interpretaciones, y a quienes les es ajeno -ya sea el jazz en general, o el artista- tengan algunas opciones para conocer, juzgar y dejarse seducirse por 10 temas clásicos de los artistas que moldearon el jazz conforme a los sentimientos, y viceversa, ya que si algo caracteriza al jazz, es ser esa exquisita música que moldea sentimientos.

Jazz, música que moldea sentimientos: El encanto de Billie Holiday

Jazz, música que moldea sentimientos: El encanto de Billie Holiday

En la actualidad, la escena del jazz cuenta con un gran número de voces femeninas interpretando los grandes standards, adaptando canciones de géneros diferentes, y dando vida a nuevas letras. Esta diversidad y presencia femenina en el canto dentro del jazz sería inimaginable sin muchas mujeres que han dejado una incuestionable herencia y una huella enorme que más allá de la influencia, obliga a músicos y melómanos a deleitarse con su legado; Billie Holiday es una de ellas.

Conocida también como Lady Day, la estadounidense llamada Eleanora Fagan y popularmente reconocida como Billie Holiday, nace en 1915 (dos años antes que Ella Fitzgerald) y muere en 1959 cuando solo contaba con 44 años.

Su interés por la música nace desde la infancia, con un padre guitarrista y con la música de Louis Armstrong rondando sus oídos, Billie Holiday, quien no asiste a clases, por casualidad muestra su voz a los 15 años cuando una audición como bailarina resulta un desastre.

A los 20 años ya cantaba al lado de Duke Ellington, y antes de los 25 su carrera había despegado de manera sumamente exitosa tras haber colaborado con Count Basie y Art Shaw, lo que le permitió desenvolverse sin problemas musicales como solista.

En la primera mitad del siglo XX la situación que vivían muchos norteamericanos negros es muy conocida, y el racismo no fue algo desconocido para Holiday, quien relata en su autobiografía “Lady sings the blues” muchos acontecimientos –violación, drogas, insultos racistas, etc.- que desde niña la marcaron y formaron en ella un carácter que logró transmitir con su voz en cada una de sus canciones, mostrando una personalidad muy peculiar.

Para muchos fue un deleite escucharla, otros se encontraban con disgusto debido a la libertad que se tomaba al cantar e improvisar, sin duda, esto en nuestros días resultaría un espectáculo de inmensas alturas, mostrando la esencia del jazz y sus explosivas libertades que llevan al artista a cautivara la audiencia con su talento al improvisar junto a otros músicos, pero en aquella época de Holiday (y aun ahora) los conservadores y puristas de un jazz hecho para bailar y de las big bands, se oponían al talento de la norteamericana. Afortunadamente músicos como Art Shaw defendieron la libertad en escena de Billie, y el mundo gozó de su espectacular voz y presencia como artista.

A continuación presentamos 10 temas interpretados por Billie Holiday, que muestran perfectamente el por qué es una de las más reconocidas cantantes del jazz, una influencia y tesoro para muchas/os cantantes jazzistas contemporáneos, así como de demasiados amanetes de la música que han caído rendidos ante la pasión y coloratura de sus inigualables interpretaciones.