Concha Barrigós | Vía www.lavanguardia.com

Madrid, 29 ago (EFE).- Millones de personas que no saben quién es reconocen inmediatamente su violín. La superestrella, el legendario Itzhak Perlman, intérprete de la banda sonora de “La lista de Schindler”, cumple 70 años el próximo lunes en plena forma.

Para celebrarlo, su discográfica, Warner Classics, edita “The Perlman Sound”, una recopilación en tres CD digipak que recoge la quintaesencia del arte de Perlman remasterizado en sonido 24-bit/96kHz en los míticos estudios de Abbey Road, y la “gigacaja” “Itzhak Perlman: The complete Warner recordings”.

Son 77 CD -200 euros- que reúnen 59 álbumes con las obras grabadas durante más de 30 años para EMI Classics -el sello principal de la discográfica- y Teldec, con algunas grabaciones inéditas, un lanzamiento que se reserva a contados artistas no solo de la música clásica sino de cualquier género.

La caja contiene, además, un libro de una cuidada producción con gran cantidad de fotografías muchas de ellas procedentes de colecciones privadas y nunca exhibidas en público .

Las grabaciones documentan sus colaboraciones con las orquestas más grandes e importantes del mundo y los directores más destacados, entre ellos uno de sus mayores éxitos, su disco de 1972 con los “Caprichos” de Paganini.

Pero sin duda, la que ha difundido su forma de tocar en todo el mundo ha sido la colaboración con John Williams en la banda sonora de la película “La lista de Schindler” (1993), una historia, en la que él, contaba, se había visto reflejado “en cierta forma”.

Intérprete, docente y director, el virtuoso nació en Tel Aviv en 1945 y en 1958 se trasladó a Estados Unidos, donde estudió en la Julliard School de Nueva York, con Ivan Galamian y Dorothy Delay como tutores y en la que ingresó ese mismo año, tras su aparición en el programa de televisión de Ed Sullivan.

Ganador de 16 premios Grammy -a los que vuelve a ser el año que viene candidato en la categoría honorífica-, debutó en el Carnegie Hall como solista con 18 años y con 19 ganó la Leventritt Competition, el inicio de una sólida carrera internacional.

Perlman, que toca el stradivarius de 1714 que fue de Yehudi Menuhin, está en silla de ruedas debido a la polio que sufrió de adolescente, una circunstancia que le ha llevado a tener una notable actividad en favor de la causa de los discapacitados

Con más de cincuenta años en los escenarios, el violinista más aclamado de su tiempo, venerado y reconocido por crítica y público en todo el mundo, llega a las siete décadas con la satisfacción de saber que es una referencia para una larga lista de músicos y aficionados.

La magnitud de su fama se traduce su importante presencia en internet y las redes sociales, habiendo superado el millón de visualizaciones con sus vídeos en su canal de YouTube y alcanzando la cifra de 20.000 suscriptores con los que interactúa y discute aspectos del método y forma de tocar el violín.

Además, el músico, cuya forma de interpretar se caracteriza por su sangre fría al afrontar tiene más de 9.000 seguidores en Twitter y 350.000 ‘likes’ en Facebook, más que Lang Lang. Premio Grammy a toda la vida.

El israelí-americano, que fue uno de los artistas elegidos para tocar durante la ceremonia de investidura de Barak Obama, recibirá el año que viene una Estrella en el Paseo de la Fama, una distinción que estrenarán también Shirley Caesar, LL Cool J, Cyndi Lauper, Adam Levine, Bruno Mars, Joseph B. “Joe” Smith y “Mama” Cass Elliot, fallecida en 1974.