La ministra de Cultura de Israel, Miri Regev, pidió públicamente a Alemania que no permita que Daniel Barenboim dirija a la Filarmónica de Berlín en Teherán.

La petición se produce después de que varios medios alemanes hayan adelantado que muy posiblemente la Filarmónica tocará en la capital iraní próximamente, una vez que los países occidentales normalicen las relaciones con Teherán.

Aunque nacido en Argentina, Barenboim, que es director musical de la célebre orquesta de Berlín, también posee la nacionalidad israelí, aunque ha sido muy crítico con la persistente ocupación de los territorios palestinos.

“El director Daniel Barenboim, que es ciudadano de Israel, va a actuar en Irán con la Filarmónica de Berlín”, ha escrito Regev en su página de Facebook. “Barenboim mantiene una posición antiisraelí y difama a Israel usando la cultura para expresar sus opiniones políticas contra el Estado de Israel”.

Siguiendo el discurso habitual de los líderes israelíes, Regev sostiene que Barenboim “mantiene una posición antiisraelí”, a pesar de que el director argentino se limita a denunciar la política israelí en los territorios ocupados que viola las leyes internacionales y las resoluciones de las Naciones Unidas.

La ministra de Cultura afirma que el posible viaje de Barenboim a Teherán “es un error de la canciller alemana Angela Merkel”, y anuncia que se dispone a escribir una carta al gobierno alemán para que intervenga en el asunto.

“El concierto de Daniel Barenboim en Irán interfiere con los esfuerzos de Israel para evitar el acuerdo nuclear y los esfuerzos para deslegitimizar a Israel”, continua Regev.

“Irán patrocina el terrorismo, apoya a Hizbola, la Yihad Islámica y Hamás, y sus líderes tienen las manos manchadas de sangre. Creo que Alemania hará lo correcto si cancela la actuación”, concluye la ministra.

Daniel Barenboim, de 72 años, ha denunciado la ocupación como “inmoral” y “estratégicamente equivocada”, y ha manifestado que “pone en peligro la misma existencia del Estado de Israel”.