Vía: Di Verdi.com | Escrito por Pablo-L. Rodríguez

Todos nos hemos preguntado alguna vez por los discos predilectos de un director de orquesta al que admiramos, a pesar de que los casos abarquen desde el coleccionismo de Jansons o Järvi padre hasta el aparente desinterés de Barenboim o Gergiev, pasando por la pasión que han manifestado Rattle o Thielemann por las grabaciones históricas.

Tugan Sokhiev | Igor Stravinsky La consagración de la primavera; El pájaro de fuego

Tugan Sokhiev | Igor Stravinsky La consagración de la primavera; El pájaro de fuego

Nadie puede poner en duda la importancia que han tenido, en mayor o menor medida, los discos en la formación de todos los músicos vivos del planeta y, a pesar de que la generación joven lo haya tenido más fácil, ello no impide que sean inmunes a su influencia.

Tugan Sokhiev Foto: ©Patrice Nin

Tugan Sokhiev Foto: ©Patrice Nin

En el número de este mes de la revista alemana Fono Forum, Kai Luehrs-Kaiser dedica su “Platten-Olymp” a preguntar al joven director osetio Tugan Sokhiev (1977) por los tres grandes hitos de su discoteca. Y el joven maestro coloca sin dudarlo en el primer lugar de su lista la Séptima de Mahler de Kondrashin en Amsterdam (Tahra), seguida de la integral sinfónica de Brahms dirigida por Bernstein en Viena (DG) y la grabación de Lucia di Lammermoor de Thomas Schippers con Berverly Sills y Carlo Bergonzi (Westminster); de la primera destaca la capacidad del maestro ruso para conseguir toda la expresividad mahleriana sin renunciar a la precisión e intensidad rítmica, la segunda destaca por la honestidad y apertura de miras del compositor de West Side Story a la hora de trabajar con una orquesta de gran tradición europea o de la tercera subraya el sobrecogedor sentido dramático y coherencia musical que exhibe el director estadounidense en toda la ópera de Donizetti. Pues bien, esas tres características también podrían utilizarse para explicar el nuevo lanzamiento de Sokhiev al frente de la Orchestre National du Capitole de Toulouse en Naïve dedicado a conmemorar el centenario del famoso y polémico estreno de La consagración de la primavera de Stravinski.

Sokhiev inicia su nuevo disco con una exquisita versión de la Suite de 1919 de El pájaro de fuego donde ya es posible detectar eso que tanto admiraba en Bernstein de conjugar su propia tradición con la orquesta que dirige; los números seleccionados del ballet de Stravinski suenan bajo su dirección a medio camino entre lo francés y lo ruso con esa atención a los colores y las texturas que combina con una tremenda precisión e intensidad dramática. La orquesta toulousana exhibe una forma inmejorable con cuerda tupida y magníficos solos de la madera en los números más íntimos y melódicos como la Ronda de las princesas (corte 4), pero también dispone la intensidad y nervio necesarios para los pasajes más intensos de la Danza infernal de Katchei (corte 5). El director de Vladikavkaz impone una elegancia natural en El pájaro de fuego que mantiene sorprendentemente en La consagración de la primavera, algo que podemos disfrutar también visualmente gracias al DVD incluido como bonus, a pesar de que los resultados no sean exactamente los mismos que en el CD. No se renuncia en esta versión del tercer ballet de Stravinski a encontrar una misteriosa belleza melódica que proviene de algo así como la digestión sonora de los dos primeros; aquí los malabarismos rítmicos, las combinaciones de acentos imposibles y los contrastes brutales de ese primitivismo al que se adscribe siempre esta obra pasan a un segundo plano y permiten vislumbrar un lirismo ciertamente desconocido en esta composición; escúchese, por ejemplo, los Círculos misteriosos de las adolescentes de la Segunda parte (corte 17). Claramente Sokhiev ha conseguido que sus discos favoritos inspiren sus propios discos y que sus opiniones nos hablen más de su arte que de sus gustos personales. Naïve completa este lanzamiento no sólo con una excelente realización técnica sino también con una cuidada presentación de la ilustradora gráfica Sophie Chaussade que incluye, además de la cubierta, nueve ilustraciones interiores relacionadas con la trama argumental de ambos ballets.