Los recuerdos, el amor, la nostalgia y los aplausos llenaron la sala del Centro Cultural BOD el pasado domingo por partida doble, cuando la flauta de Huáscar Barradas se hizo sentir junto a su Trío Acústico Venezolano conformado por los músicos Miguel Siso (Cuatro) y Elvis Martínez (bajo y guitarra) interpretando melodías románticas al clásico estilo serenatero con el concierto denominado “Serenata para mamá”.

Huáscar Barradas sorprendió con una tarde romántica a las madres

Huáscar Barradas sorprendió con una tarde romántica a las madres

Desde tempranas horas, damas de distintas edades, caballeros acompañando a sus esposas y madres, y niños junto a sus padres, se hicieron presentes en el recinto capitalino para disfrutar del virtuosismo de la Flauta de Venezuela, quien de manera espontánea y con la simpatía que le caracteriza ofreció un maravilloso espectáculo musical por más de hora y media, primero a las 11:30 am con lleno total de la sala, y luego a las 3:30 pm.

Los recuerdos, el amor, la nostalgia y los aplausos llenaron la sala del Centro Cultural BOD el pasado domingo por partida doble, cuando la flauta de Huáscar Barradas se hizo sentir junto a su Trío Acústico Venezolano conformado por los músicos Miguel Siso (Cuatro) y Elvis Martínez (bajo y guitarra) interpretando melodías románticas al clásico estilo serenatero con el concierto denominado “Serenata para mamá”.

Los recuerdos, el amor, la nostalgia y los aplausos llenaron la sala del Centro Cultural BOD el pasado domingo por partida doble, cuando la flauta de Huáscar Barradas se hizo sentir junto a su Trío Acústico Venezolano conformado por los músicos Miguel Siso (Cuatro) y Elvis Martínez (bajo y guitarra) interpretando melodías románticas al clásico estilo serenatero con el concierto denominado “Serenata para mamá”.

Huáscar Barradas se paseó por un amplio repertorio de más de 15 canciones, perfectamente escogidas para la ocasión, a fin de complacer los gustos de toda la familia. Incluyendo en el mismo un homenaje a nuestro querido Tío Simón con “La vaca mariposa” interpretada vocalmente por el niño Ilich Mogollón, del programa Consentidos Estrellas de Televen invitado como parte de las sorpresas del show, junto a su compañera Andribeth Sánchez, conocida como la “Charrita de Oro”, quien interpretó “Amor Eterno”.

Otra de las sorpresas de la tarde fue la actuación de la pequeña Maura Manrique, hija del conocido director de teatro Héctor Manrique, quien deleitó a los presentes con una puesta en escena bailando flamenco con el sonido de la flauta, el cuatro y la guitarra.

Barradas aprovechó la presencia de Elba Escobar entre los asistentes y la invitó a pasar al escenario para juntos interpretar un par de canciones, comenzando con “Toda una vida”, momento que la actriz aprovechó para invitar a todas las madres a que la dedicaran a sus hijos, ella en especial la dedicó a su hijo Simón.

Temas como Cristal, Anhelante, Bikina, Viajera del río, Poco a poco, Así eres tú, Ojos Negros, Somos novios, Contigo aprendí, Piel canela, Bésame, Canción para ti, Amor de conuco y Manantial de corazón formaron parte del cancionero escogido para la ocasión, temas que fueron popularizados en las voces de Armando Manzanero, Luis Miguel, Aldemaro Romero, Ricardo Montaner, Frank Quintero y Yordano, entre otros.

“Con este concierto quisimos rescatar la serenata en la sociedad actual como parte de la conquista, como era en nuestros tiempos de muchacho. Y siendo el mes de las madres no quisimos dejar de lado la ocasión para traer un poco de paz y de alegría con lo que yo sé hacer, que es música. Los venezolanos necesitamos estos momentos de alivio para el alma, de compartir en familia. Este concierto lo dedico a las madres de los estudiantes y a las mamás de los guardias nacionales, a las mujeres que todos los días madrugan para trabajar por sus hijos, a ellas que son perfectas”, destacó Barradas.

Entre aplausos y un ambiente de alegría los asistentes se conectaron con melodías que terminaron siendo un regalo para el alma. En la sala se pudieron ver rostros con lágrimas en los ojos, niños aplaudiendo de satisfacción, damas coreando canciones, y a la salida los comentarios eran de total satisfacción.