Vía: Loffit.abc.es | Agradecidos con María Elisa Flushing por enviarnos el enlace de esta nota

Maurice Ravel

Maurice Ravel

Maurice es famoso por un bolero pero la obra de este genial compositor francés, que nació un 7 de marzo -el de 1875- es más que una única composición. Profundamente impresionista y emocional, Ravel cuidaba al máximo cada detalle de sus obras y era también un confeso perfeccionista. Esa mágica mezcla de talento, emocionalidad y trabajo le ha llevado a ser reconocido como el gran maestro de la música orquestal gala. Su padre -un ingeniero suizo- y su madre -de origen vasco- resultan ser intensas influencias en su obra en la que se descubre con facilidad cierto gusto por lo español y el eco de sonidos mecánicos; a los siete años se adentró en el mundo de la música iniciando su formación; su trayectoria fue lenta e incuestionable hasta que una enfermedad neurológica afectó su cerebro de tal modo que ya no pudo componer más; se marchó a los 62 años dejando su obra como huella imborrable en el mundo y también dejó dichas algunas cosas que hoy recordamos.

“Deberíamos recordar siempre que la sensibilidad y la emoción constituyen el contenido real de una obra de arte.”

“La música, siento, debe ser primero emocional y después intelectual.”

“La tradición es la personalidad de los imbéciles.”

“El único romance que he tenido ha sido con la música.”

“Hice mi trabajo lentamente, lágrima a lágrima, lo arranqué de mi a pedazos.”