Vía: perezperazzo.blogspot.com | Jesús Ignacio Pérez-Perazzo

Dotes, aptitudes, cualidades y habilidades en la educación musical.

Considero interesante dar algunas informaciones y referirme a ciertas dotes, cualidades y habilidades a las cuales suelen hacerse frecuentes referencias en el marco de la Educación Musical y de la Historia del Sistema Musical Occidental, sobre las cuales se nos suelen formular con mucha frecuencia, multitud de inquietudes y preguntas.

1. ¿Qué es la Audición Interna Psíquica?

En primer lugar, y como dote muy especial, recordaremos las características naturales ya mencionadas, derivadas del oído interno psíquico. Esta audición interna es un fenómeno que se fundamenta en la memoria e imaginación y que puede llegar a sustituir al oído externo. Ludwig van Beethoven (1770-1827) y Bedrich Smetana (1824-1884) quienes compusieron sus últimas obras, totalmente sordos. La audición interna puede también, desarrollarse a partir de la lectura e imaginación sonora de una partitura, caso de muchos directores de orquesta, solistas y músicos que acostumbramos estudiar y leer una obra sin la necesidad de disponer de instrumento…y suelo comentar a veces no sin cierta ironía: …y la obra nos suena mucho más afinada y ajustada debido a que ningún instrumentista se equivoca…

2. ¿Qué es el Oído Absoluto?

Dote o cualidad natural que se fundamenta en la capacidad de memoria permanente de determinadas peculiaridades de tonos, acordes y tonalidades. Los poseedores del conocido oído absoluto, pueden reconocer tonos (sonidos), acordes e identificar tonalidades y modalidades, sin contar con la ayuda o apoyo de un tono o sonido de referencia. Esta cualidad es un signo importante de musicalidad pero no una condición indispensable de la misma.

3. ¿Qué es el Oído Musical Relativo?

Consiste en la educación y desarrollo de la facultad de diferenciar o distinguir los distintos sonidos, es decir la posibilidad de medir intervalos o separaciones de los tonos o sonidos a partir de un tono o sonido de referencia. Este entrenamiento es el más usual, importante y requerido en la formación y desarrollo de la mayoría de los músicos.

4. ¿Qué es la Memoria Musical Auditiva?

Así como aprendemos y recordamos tonadas y canciones, consiste en la capacidad bastante frecuente para memorizar piezas u obras completas a partir de su audición. Adicionalmente, puede estar o no acompañada de la capacidad o destreza para escribir la música recordada. Como ejemplo, podemos citar el famoso y muy relatado caso de la “memorización auditiva” de una obra escuchada por Wolfgang Amadeo Mozart, (se trata del Miserere de Gregorio Allegri, en Roma) quien –según se cuenta- luego fue capaz de transcribirla totalmente. Se suele presentar en bastantes casos, recuerdo en este momento el del músico, cantante y compositor venezolano Rafael Osuna Palma quien siendo él muy joven, se me presentó en un ensayo de la Banda Marcial Caracas con una partitura muy completa manuscrita a lápiz pero sin título y me dijo:…Maestro, quisiera entrar a la Banda; por cierto, además de saxofonista toco otros instrumentos y puedo hacer algunas transcripciones y arreglos. Aquí tiene uno que hice de una melodía que escuché en la radio y me gustó…pero no mencionaron el título ni el autor.

5. ¿En qué consiste la Memoria Musical Fotográfica?

Al igual que con la lectura de textos, consiste en la memorización total de una partitura musical a partir de observar su escritura. Es algo así como fotografiar mentalmente una obra. Suele ser frecuente en solistas y directores de orquesta, como resultado del talento natural sumado al entrenamiento y práctica constante.

6. ¿ Y la habilidad natural para Ejecutar un Instrumento Musical?

Es fácil encontrar personas que poseen la facultad natural de poder ejecutar uno y hasta varios instrumentos musicales, sin haber recibido un entrenamiento especial para ello. En ocasiones, puede ser como resultado de la observación y memorización; también puede presentarse de manera absolutamente espontánea y natural. Otras veces, es el resultado de poner en práctica muy pocas instrucciones preliminares. Este es el caso de los llamados niños prodigio. Inclusive, puede darse el caso de que, con conocimientos académicos o no, estos talentos especiales compongan o creen nuevas melodías y obras musicales.

Vale la pena resaltar además, el hecho de que varias de las características arriba mencionadas pueden coincidir y presentarse simultáneamente, en una misma persona.

No obstante, para una buena EDUCACIÓN MUSICAL lo importante será el trabajo constante, sistemático, metodológico, ordenado y paciente, para lograr un buen entrenamiento y desarrollo del instinto rítmico, la sensorialidad auditiva y la sensibilidad afectiva en todos los alumnos.