Han pasado ya más de catorce meses desde que un día a las ocho de la mañana se presentara la Policía judicial en el hotel de Helga Schmidt y la sacara de la cama, en la que descansaba recuperándose de una seria enfermedad, para tenerla declarando más de veinticuatro horas en el Palau de les Arts y comisaría. Todo a causa de su enfrentamiento con María José Catalá, entonces consejera de educación de la Generalitat, y unos artículos tendenciosos publicados localmente basados en informaciones sesgadas de un ex empleado de la casa que había sido despedido.

Vía:  www.larazon.es | Por Gonzalo Alonso. 

Catorce meses después Schmidt, que finalmente pudo irse a Italia, sigue imputada por lo penal, sin pasaporte y esperando poder declarar, mientras que en los medios internacionales, que se hicieron eco de la espectacular operación de registro con helicópteros incluida, no se sabe si ella está o no en la cárcel. Han pasado catorce meses y finalmente ha llegado el informe de la UDEF desde Madrid, pero se ha prorrogado el proceso judicial por dieciocho meses. Sorprendente, tras este tiempo, que a ella se le hayan dado dos días para presentar alegaciones al informe. La indefensión de Helga Schmidt es total, máxime cuando existen cuatro importantes intervenciones previas que hablan en su favor. De un lado la Intervención de la Generalitat, que investigó el tema por dos veces no hallando nada de carácter penal en la actuación de la intendente del Palau de les Arts. Otro tanto sucedió con las dos investigaciones de la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat en 2009 y 2011, que dictaminó que no existía nada con implicaciones penales y tan sólo una incompatibilidad subsanada en diciembre de 2009.

No sólo lo anterior, sino que tanto la Comisión Ejecutiva del teatro como su Patronato estaban al corriente de las actuaciones de la señora Schmidt por las que figura imputada, tal y como consta en las correspondientes actas, estando autorizada para figurar como consejera en las sociedades Patrocini de Les Arts SA y Viva Europa Junet 24th SLU, creadas a fin de conseguir patrocinios y divulgar los espectáculos del Palau por Europa, por parte del teatro y de las que nunca fue accionista ni obtuvo remuneración alguna.

La jueza Delia Morente de la Cruz ha vuelto a citar como testigo a Javier Colinas, el ex empleado antes mencionado, para declarar esta semana, tras la suspensión de febrero a última hora. Con él empiezan las citaciones. El ambiente enrarecido en Valencia y ciertos artículos torticeros no deberían ser obstáculo para que el proceso judicial avanzara y se desimputara de una vez a Schmidt, pero parece serlo. Hay veces que la justicia se vuelve totalmente injusta y ésta, por omisión y lentitud, es una de ellas.