El veterano ‘kapellmeister’ y curtido wagneriano debutará ‘in extremis’ en el festival

Vía: cultura.elpais.com | Por PABLO L. RODRÍGUEZ

El alemán Hartmut Haenchen (Dresde, 1943) será el encargado de dirigir este año Parsifal en Bayreuth tras la renuncia de Andris Nelsons. Lo anunciaba oficialmente el festival wagneriano esta misma tarde a través de su página web. Su máxima responsable y biznieta del compositor, Katharina Wagner, aprovechaba la nota de prensa para destacar la experiencia de Haenchen y agradecer su disponibilidad: “Valoramos mucho que haya aceptado tomar el relevo de la nueva producción con tan poco tiempo y se enfrente a su debut en el Festival de Bayreuth”. Efectivamente será su primera vez en el foso del Festspielhaus, aunque la decisión es un acierto. El maestro dresdense es un músico versátil y un valor seguro. Un comodín ideal para hacer frente con autoridad a una situación límite, pues tampoco se descarta que Nelsons regrese el año que viene.

Experto kapellmeister y wagneriano curtido, Haenchen no es ningún desconocidopara el público español. Sin ir más lejos el mes pasado dirigió a la Sinfónica de Madrid en un programa de sinfonías de Schumann y Bruckner. Incluso las dos últimas temporadas se le pudo ver en el Teatro Real al frente de Lohengrin, de Wagner, y Fidelio, de Beethoven, como director de confianza de la escudería de Gerard Mortier. Y volverá en noviembre para dirigir Schumann y Schubert a L’Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya.

Haenchen, que tiene una nutrida discografía, ha construido su maestría desde abajo y mirando al pasado. Sin ser ningún historicista ha revelado los vínculos del gran repertorio alemán de finales del siglo XIX (Wagner, Bruckner y Mahler) con el siglo XVIII por medio de compositores como CPE Bach, Gluck o Haydn. Concretamente, Parsifal es un drama musical que conoce a la perfección, tras haberlo defendido en versión de concierto durante su juventud en la Alemania comunista donde estaba prohibido. Lo dirigió después en la Ópera Estatal de Berlín con la dirección escénica de Harry Kupfer. En Stuttgart se puso al frente de la producción de Götz Friedrich y más recientemente en Ámsterdam con la puesta en escena de Gruber, en París con la de Warlikowski, en Copenhague con la de Warner o en Bruselas con la de Castelucci que ha sido publicada en DVD por Belair en 2011.