Vía: www.laprovincia.es/  Por Alberto García Saleh

Pedro Halffter regresa Wagner. El director musical de la Orquesta Filarmónica asegura que “la OFGC a dejará como legado su forma de tocar Wagner”. Halffter, que dirigirá una síntesis sinfónico-coral de la ópera Parsifal con la formación gran canaria, en el Alfredo Kraus, recuerda que afrontar un reto de este tipo requiere “una gran experiencia en el mundo wagneriano”.

Será el cuarto programa con el que dirige el madrileño a la Orquesta en su último año. En la temporada tiene por delante otros tres conciertos hasta el mes de julio. Se trata además de la cuarta versión sinfónica que realiza de una obra del compositor alemán. Repasando estas experiencias recuerda que Sigfrido y El ocaso de los dioses, de la tetralogía El anillo de los nibelungos “fueron trabajos de dimensiones más épicas y humanas”. Mientras que Tannhäuser es la “más popular y de fácil acceso”. Sin embargo, Parsifal “está por encima de todo eso”, ya que es una música “que comienza y termina de forma que va más allá de lo humano”.

Se une a este evento el Coro de la OFGC y el Coro Infantil de la OFGC en un concierto de alrededor de dos horas, con una pausa, que incluye las piezas orquestales más celebradas como el grandiosoPreludio, Música de la transformación o Encantamiento del Viernes Santo, así como las magníficas escenas corales, llenas de unción y misticismo, protagonizadas por los Caballeros del Grial y las Doncellas-flor. Halffter reconoce que se trata de su proyecto más ambicioso, ya que es la obra cumbre de Wagner de cuatro horas y media largas que ha sintetizado en dos, lo que ha supuesto un esfuerzo tanto para él, que ha buscado “enlazar dramáticamente el discurso musical wagneriano” para que todos los elementos “tengan un fluir continuo dentro del discurso musical”, como para la orquesta y el coro.

En su opinión, la dificultad estriba en conseguir una obra para un público sinfónico, pero que, a su vez, respete la esencia de la ópera. “Hay muchos detalles que se pierden en las funciones operísticas como el inmenso trabajo orquestal y coral”, señal. “He querido resaltar ese trabajo y poder escucharla en directo con toda la grandiosidad que tiene. Es un reto desde el punto de vista interpretativo” ya que “condensa las bellezas de esta obra de gran carga mística en torno a la leyenda del Santo Grial”.

El director musical aclara, sin embargo, que siendo una obra tan extensa uno no lo nota. “Cuando le digo a la orquesta que el primer acto dura unos 50 minutos se quedan sorprendidos y contestan que parece que acaban de empezar”. Como concertino invitado estará el violinista Juraj Cizmarovic del Festival de Bayreuth que se centra en Wagner y donde tuvo lugar el estreno de esta obra el 26 de julio de 1882 y “un especialista en la música del compositor alemán”.

Halffter señala que sus trabajos sobre óperas de este compositor con la Orquesta Filarmónica han tenido una repercusión importante y se han tocado en países como Francia, Italia, aunque “de lo que me siento más orgulloso es de haberla estrenado en Gran Canaria”, aclaró. Algo que también ha sucedido con la popular Campanas de Gran Canaria, una composición que “se han tocado en todo el mundo, y es algo que queda en la historia de la orquesta”.