En la ceremonia en la Casa Blanca este jueves en la noche, el presidente Obama galardonó con la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Nacional de Humanidades al actor Morgan Freeman, al compositor Philip Glass, al dramaturgo e intérprete de Zoot Suit, Luis Valdez, y al músico Wynton Marsalis junto con otras veinte figuras.


Vía: www.latimes.com | Por Deborah Vankin, Mark Swed
Traducido por Luis Contreras | Licenciado en Idiomas Modernos | Profesor de la ULA |

Aunque a Gustavo Dudamel, director musical de la Filarmónica de Los Ángeles, se le pudo haber otorgado la Medalla Nacional de la Espontaneidad.

El director venezolano fue invitado a Washington para dar el discurso de apertura durante la cena privada para los galardonados de la noche en la Galería Nacional de Arte y, además, para dirigir a un quinteto de viento perteneciente a la Orquesta Juvenil de Los Ángeles.

14359256_10154446869683605_5594958098778383415_n

Pero antes de ello, Dudamel presenció la ceremonia de premiación en la Casa Blanca, donde conoció al presidente y disfrutó de una presentación realizada por un excelente grupo de músicos: la Marine Chamber Orchestra.

Dudamel estaba mucho más que impresionado, comentó a la presidente y jefe ejecutiva de la Filarmónica de Los Ángeles, Deborah Borda, quien estuvo sentada junto a él. Tanta fue su emoción que en un instante él mismo estaba dirigiéndolos.

“Durante el almuerzo Gustavo comentó que la Marine Chamber Orchestra era una agrupación excelente”, dijo Borda durante una entrevista telefónica. “Es por ello que le pregunté a la directora si sería de su agrado dirigir junto con Dudamel”.

Ambos directores congeniaron a través de su música hasta llegar a la famosa Sinfonía N.º 25 en sol menor de Mozart – pieza que abre el film Amadeus de Milos Forman.

“Gustavo dirigió el primer movimiento,” declaró Borda, “de repente el silencio se apoderó del lugar. Fue un momento mágico”.

Esa noche, mientras Dudamel hablaba sobre la necesidad de financiar los programas artísticos destinados a los niños, relató una experiencia vivida durante su primer año como director de la Filarmónica de los Ángeles en la que conoció a un niño de 12 años que quería formar parte de la Orquesta Juvenil.

“Los kilómetros que este joven recorrió desde su casa fueron seguramente el viaje más importante de su vida”, comentó Dudamel. “Sencillamente: este joven quien dejó South Central aquel día regresó a su casa siendo una persona completamente distinta”.

La Orquesta Juvenil interpretó arreglos como Preludio No. 1 de Gershwin y el Tico-Tico no Fubá de Abreu. Pero sólo después de que Dudamel, con soltura y espontaneidad, debutara como director en la Casa Blanca.