Músicos, amigos y familiares  hicieron acto de presencia para conmemorar al maestro de la música, José Antonio Abreu, en la plaza Bolívar de nuestra ciudad,  sitio que sirvió de escenario para resaltar el nombre del honorable maestro.

Se contó con la participación de la Orquesta Sinfónica Juvenil y el Coro Sinfónico Juvenil a cargo del profesor Alfredo Ortega, la Orquesta Infantil bajo la batuta del director Leibniz Sulbarán, la Coral Manos Blancas y la Coral Integral por la profesora Mariangel Palmas  y la Orquesta Alma Llanera dirigido por la profesora El Génesis Haricapa.

El acto comenzó con las palabras de la Coordinadora Estadal Raquel Castillo, quien le dio la bienvenida al público presente e hizo un llamado de reflexión a los padres y representantes, a que apoyen a sus hijos en su carrera musical y a que se le dé continuidad al legado del honorable maestro José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, quien falleció el 24 de marzo a sus 78 años.

Aprovechó para reiterar su agradecimiento a Abreu, por todos los conocimientos adquiridos y las veces que la impulso a seguir adelante en su faceta como músico.

“Tocar, Cantar y luchar, expresiones significativas para todos, hago un llamado de reflexión para que Continúen con el legado de nuestro maestro y que la música quede en los corazones de todos” Expreso Castillo.

Guanare rindió homenaje al maestro de la música José Antonio Abreu
Guanare rindió homenaje al maestro de la música José Antonio Abreu
Guanare rindió homenaje al maestro de la música José Antonio Abreu

El acto culminó con la Orquesta Sinfónica Regional Infantil, uno de los momentos más emotivo.  Toda esta entrega y amor, para quien se convirtió en el inolvidable maestro de la música, quien ha transformado las vidas de decenas de miles de niños dejando un invaluable legado, quien hizo entender que la música era instrumento educativo para la liberación, la transformación y la inclusión social y que ha alcanzo su anhelado sueño y batió el récord mundial de  un millón de niños tocando y cantando.