El ruso revive con la Deutsche Grammophon dos recitales centrados en Schubert y Beethoven

Vía: cultura.elpais.com | Por PABLO L. RODRÍGUEZ

Para el pianista Grigory Sokolov (San Petersburgo, 1950) las grabaciones en estudio son una mentira. En directo, al menos permiten rememorar un recital, un momento quizá inolvidable. El ruso ha vuelto a grabar (en vivo) de la mano de Deutsche Grammophon y tras 20 años fonográficamente en silencio. En este segundo lanzamiento revive dos recitales de 2013 en Varsovia y Salzburgo. Tras Mozart-Chopin, ahora la fórmula es Schubert-Beethoven, con las propinas de sus recitales. Un Schubert tardío y mesmerizante; el mundo entero le cabe en la Klavierstück D. 946/2. Beethoven y su opus máximum; una Hammerklavier nítida y subjetiva. Rameau es pura filigrana y Brahms gravita. El más grande pianista vivo, James Rhodes dixit.