Gregory Carreño deja en alto el nombre de Venezuela en el Femusc 2019
Por Roberto C. Palmitesta | @RPalmitesta

Todo un éxito resultó ser la edición 2019 del Femusc (Festival de Música de Santa Catarina), celebrado entre los días 20 de enero y 1 de febrero, teniendo como escenario al Centro Cultural Scar, así como a varios lugares de Jaraguá do Sul, en el Norte Catarinense, uno de los asentamientos de inmigrantes alemanes más grandes de Brasil. En este evento de tanta tradición y prestigio, al cual asisten grandes virtuosos de la música sinfónica de todo el mundo, Venezuela estuvo dignamente representada por el maestro Gregory Carreño, uno de los fundadores de El Sistema, quien fue el director regente y encargado de la cátedra de dirección orquestal. Además dirigió a sala llena dos importantes conciertos con la Orquesta Sinfónica del Femusc.

«No hay en el mundo un proyecto de música tan amplio, tan disciplinado y con una teoría filosófica del arte como derecho universal, como El Sistema. Para nosotros, es un privilegio recibir a uno de sus líderes, sin exageraciones, uno de los principales maestros de orquestas jóvenes en el mundo, y aún más, tener el honor de verlo enseñando a nuestros jóvenes maestros», destacó Alex Klein, director artístico del Femusc, considerado uno de los mayores festivales-escuela de Latinoamérica, que este año ofreció al público 200 conciertos gratuitos y numerosas actividades académicas.

Vale resaltar que el Femusc es un encuentro mundial, asisten profesores y alumnos no solo de Latinoamérica, también de todo el mundo, con representantes hasta de países tan distantes como Corea del Sur, China y Australia. Es un gran acontecimiento para dicha localidad brasileña, al punto que toda  la ciudad se moviliza y se involucra en el festival, logrando un importante efecto multiplicador. Fue realmente elogiable la forma en que el maestro Carreño, representante de Venezuela, fue atendido, recibiendo el trato de todo un gran embajador y emblema de un proyecto exitoso como El Sistema, próximo a cumplir 44 años cambiando la vida de millones de niños y jóvenes.

El maestro Carreño con mucho entusiasmo y alegría le explica a Venezuela Sinfónica cómo se dio su participación en tan importante encuentro, además comenta cuáles fueron sus principales logros, cuenta cómo fue su experiencia  con los alumnos y cómo sintió la receptividad del público, describe la admiración tan grande que sienten los brasileños por El Sistema, y aprovechó la oportunidad para conversar un poco sobre la retrospectiva que tiene en el marco del 44 aniversario de la institución fundada por el maestro José Antonio Abreu.

Gregory Carreño deja en alto el nombre de Venezuela en el Femusc 2019
Gregory Carreño deja en alto el nombre de Venezuela en el Femusc 2019

VS: ¿Cómo se dio su participación en el Femusc?

Alex Klein, su director artístico, fue quien me invitó a esta importantísimo festival – escuela que tiene 14 años de trayectoria. Te confieso que yo no lo conocía, pero quedé gratamente sorprendido, es de un gran nivel musical, que convoca a importantes artistas de todo el mundo, así como a estudiantes de gran nivel, ya que la participación en el festival se hace por audiciones.

VS: ¿Sabía el maestro Klein cuál era su trayectoria profesional en Venezuela?

Sí, de hecho yo le pregunté cómo me contactó y me explicó que dio conmigo mientras investigaba por Internet. Él estaba claro en que quería alguien de El Sistema, averiguó que yo era uno de los fundadores, vio cuál era mi trayectoria como director y docente, tanto en Venezuela como en Latinoamérica y entonces le pareció que mi figura era emblemática para lo que él quería.  

VS: ¿En qué consistió su trabajo dentro del festival?

Klein me invitó como director regente de la parte musical, estuve dando clases de dirección orquestal. Debo comentarte que cuando me invitó yo le pregunté cómo se hacían las cosas, de inmediato me di cuenta que para poder cumplir tenía que cambiar la manera que ellos tenían de trabajar; sucede que allí los jóvenes estaban acostumbrados a ver las clases de dirección con dos pianos y sin orquesta, y sabes bien que aquí en Venezuela trabajamos de otra manera, por lo que propuse varios cambios y el maestro Klein estuvo de acuerdo.

VS: ¿Cómo fueron esos cambios en la forma de trabajar?

Yo propuse que para poder dar las clases de dirección teníamos que montar una orquesta de cámara y una orquesta sinfónica juvenil para que fuera viable emplear la metodología de El Sistema. Él quedó encantado con la idea, inclusive, cuando llegué a Brasil ya había montado la orquesta e implementaron otras cosas que recomendé. Debo confesar que hicieron todo lo que sugerí a tal punto que me sentí tan a gusto, como si estuviera dando clases aquí en mi núcleo.

VS: ¿Cuán positivos fueron los resultados? ¿Quedaron satisfechos?

Yo propuse que para poder dar las clases de dirección teníamos que montar una orquesta de cámara y una orquesta sinfónica juvenil para que fuera viable emplear la metodología de El Sistema. Él quedó encantado con la idea, inclusive, cuando llegué a Brasil ya había montado la orquesta e implementaron otras cosas que recomendé. Debo confesar que hicieron todo lo que sugerí a tal punto que me sentí tan a gusto, como si estuviera dando clases aquí en mi núcleo.

Gregory Carreño deja en alto el nombre de Venezuela en el Femusc 2019

VS: ¿Cuáles otros resultados pudo percibir?

La interacción con los alumnos y con los músicos de las orquestas fue sumamente positiva. Hicimos los ensayos tal y cómo los hacemos aquí en Venezuela, ellos estaban asombrados. Quedaron tan satisfechos que Alex Klein me invitó nuevamente a trabajar para el año que viene. Acepté de inmediato y hasta le propuse llevarme un equipo de profesores de Venezuela, vamos a ver si esa propuesta se logra dar. Ojalá que sí, porque él quiere profundizar lo que es El Sistema en su localidad.

VS: Por lo visto entabló una excelente relación profesional y de amistad con el maestro Alex Klein.

Sí, así es, nos hicimos amigos, él es una excelente persona, además es un músico de muy alto nivel, es un oboísta excepcional y un gran líder, y le agradezco muchísimo por su invitación.

VS: Ya hablamos de los excelentes resultados de su labor docente en el evento, pero además ¿cómo le fue con los conciertos estelares que le tocó dirigir?

Los dos conciertos se agotaron y te estoy hablando que la sala en la que se hicieron tiene una capacidad similar a nuestra Ríos-Reyna del Teatro Teresa Carreño, hasta quedó gente fuera. En ambas oportunidades dirigí una orquesta conformada tanto por profesores, como por los alumnos más avanzados, se llamaba Orquesta Sinfónica del Femusc. Sucedió algo muy curioso, tú sabes cómo son nuestras orquestas en Venezuela, que las más pequeñas tienen 120 músicos, entonces me conseguí con una orquesta de 70 integrantes, y tuve que hablar con el maestro Klein, porque para hacer una obra como el Don Juan de Strauss necesitaba más músicos, entonces logré llevarla a 90. En el otro concierto interpretamos Sherezade de Nikolai Rimsky Korsakov.

VS: Sí así es (risas), recuerdo que cuando aquí una orquesta bajaba a 100 músicos el maestro Abreu se preocupaba y de inmediato pedía que se hicieran audiciones.

Si, lo recuerdo clarito (risas), él me decía “mi querido, ¿qué está pasando? Veo pocos muchachos, hay que buscar más, tienes que hacer audiciones”. ¡Qué grande es el maestro! Y lo bueno es que esas enseñanzas nos quedaron a quienes ahora continuamos con su legado.

VS: ¿Con cuáles otros grandes maestros pudo compartir durante el festival?

Bueno, imagínate, pude compartir nada menos que con Leon Spierer, un gran violinista alemán quien fue concertino de la Orquesta Filarmónica de Berlín durante 26 años, bajo la batuta de Herbert von Karajan, ¡imagina lo que eso representa!. Habían muchos otros grandes maestros como el violinista Charles Stegeman (canadiense egresado de la Juilliard School en 1979).

VS: Aprovecho esta entrevista para hablar un poco sobre los 44 años de El Sistema y sus logros.

En Venezuela lo maravilloso es que El sistema pasó a ser un derecho de los niños, ya no es solo una oportunidad, es un derecho, una vía, un camino, además ellos involucran a su familia

Los logros de nuestro querido Sistema son tan grandes que todo el mundo los reconoce y los quiere emular. Todos estos maestros que te comenté saben lo que significa nuestra institución y la credibilidad que tiene. En Venezuela lo maravilloso es que El sistema pasó a ser un derecho de los niños, ya no es solo una oportunidad, es un derecho, una vía, un camino, además ellos involucran a su familia, que también se beneficia y por ejemplo, en el caso de los brasileños con los que acabo de trabajar ellos no tienen eso, ellos se asombraban con lo que yo les contaba de la forma que no solo cambias la vida del joven sino también de su familia y de su comunidad, entonces ellos quieren copiar esa experiencia, Alex Klein está empeñado en eso y por eso me vuelve a invitar.

VS: El Sistema tiene un efecto multiplicador muy poderoso y positivo, que abarca a la familia y también a la comunidad, ¡qué bueno que en el Femusc lo vean como una referencia!

Así es, va más allá de los niños y jóvenes, en muchas ciudades y pueblos de Venezuela, vemos como nuestros núcleos se vuelven el corazón, el motor y el centro de atención. Hemos alcanzado los 440 núcleos en todo el país, no es cualquier cosa, hay pueblos que por ejemplo les falta una estación de policía, un centro comercial o no tienen iglesia, pero tienen un núcleo (risas). Ya somos parte importante de la vida de los venezolanos, es una realidad que sigue multiplicándose, no se detiene.

Ya somos parte importante de la vida de los venezolanos, es una realidad que sigue multiplicándose, no se detiene.

Van 44 años, él ahora no está con nosotros físicamente pero su voz se escucha con fuerza a través de la voz de los niños.


VS: En este 2019 se cumplen 44 años de El Sistema, se acerca el medio siglo, pero este año es diferente porque es el primer aniversario sin la presencia del maestro José Antonio Abreu.

Así es, ¡cómo pasa el tiempo! Su aniversario también se acerca y le vamos a hacer tremendo homenaje. Ahora más que nunca el pensamiento del maestro Abreu es una realidad que sigue cambiando la vida de niños y jóvenes, pero ahora la responsabilidad es de nosotros, tenemos que seguir multiplicando su obra. Si no aprendimos de él, no aprenderemos de nadie, él tenía una forma maravillosa de enseñar, no solo música, también a gerenciar, a liderar y a crear proyectos, estamos hablando también de valores, de lecciones de vida. Van 44 años, él ahora no está con nosotros físicamente pero su voz se escucha con fuerza a través de la voz de los niños.

VS: En varios momentos de la entrevista, me has reiterado la manera positiva en que el Femusc quiere profundizar lo que es El Sistema, ese es un claro ejemplo entre muchos. Una de las cosas positivas que ha traído la diáspora de la cual no se ha salvado El Sistema, es que diversas instituciones que lo replican en otras naciones han crecido porque han pasado a ser gerenciadas por venezolanos.

Nosotros en El Sistema, desde los primeros años, siempre hemos enviado misiones a otros países para enseñar cómo funciona y a formar docentes, el maestro Abreu siempre quiso que fuera así y eso siempre ha dado muchos frutos, lo que sucede es que ahora, esa presencia, como bien lo mencionas, se ha vuelto algo permanente, porque nuestros músicos, nuestros maestros, se han ido a vivir a otros países; y sí, es cierto, el crecimiento ha sido increíble y eso le ha dado un carácter aún más universal a nuestra institución, eso ha sido muy positivo. Además, gracias a los conocimientos y a la preparación que hemos sembrado ahora muchos venezolanos pueden trabajar dignamente en otros países dejando en alto a Venezuela, lo que a su vez trae como efecto que se sigan abriendo muchas más puertas.

Con todo y la crisis seguimos creciendo porque justamente en tiempos difíciles es cuando más hace falta El Sistema para nuestros jóvenes que representan nuestro futuro. Ahora más que nunca seguimos tocando, cantando y luchando.

 

VS: ¿Qué otros aspectos has visto que se han fortalecido en estos 44 años?

Como te comenté, El Sistema cada vez se consolida más como un derecho para niños y jóvenes. Nosotros seguimos creciendo, seguimos beneficiando también a los docentes y cada vez nos adentramos más en el territorio nacional. El programa Alma Llanera ha crecido mucho y eso ha ayudado bastante a llegar a otros lugares, igual que los programas de música popular. Venezuela es un país de músicos, otros países no tienen ese privilegio de tener el derecho a un mejor futuro a través de la música. Con todo y la crisis seguimos creciendo porque justamente en tiempos difíciles es cuando más hace falta El Sistema para nuestros jóvenes que representan nuestro futuro. Ahora más que nunca seguimos tocando, cantando y luchando.