El director venezolano Gerardo Estrada Martínez terminó con resonantes triunfos una gira que lo llevo a 4 países de América Latina por espacio de un mes en el que además participó exitosamente en un concurso internacional de dirección de orquesta en Rumania.
?????????????????????????????????????????????????????????
El periplo comenzó el 10 de septiembre en la República Dominicana donde Estrada subió por primera vez al podio de la Orquesta Sinfónica Nacional de ese país en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional, donde dirigió un repertorio netamente ruso que se inició con la Obertura Festiva de Dimitri Shostakovich, seguida de la Rapsodia sobre un Tema de Paganini de Rachmaninov, donde el solo de piano fué magistralmente interpretado por el joven pianista Alfredo Ovalles, también venezolano quién arrancó ovaciones del público presente. Para finalizar, Gerardo Estrada condujo a la OSN por los distintos estados anímicos de la 4ta Sinfonía de Piotr Iliych Tchaikovsky. Los prolongados aplausos del público, hicieron que el Maestro Venezolano regalara una vibrante interpretación del Alma Llanera a todos los presentes.
WP_000212
El concierto obtuvo una gran repercusión en la prensa local que reaccionó con críticas muy positivas:
“El director Gerardo Estrada logró un buen balance en las intensidades sonoras, obteniendo de la Orquesta momentos verdaderamente luminosos; nos cautivó además su accionar elocuente y su temperamento reflejado en su particular forma de entender cada momento musical.
??????????????????????????????????????????
Conteste con nuestra impresión, el público -puesto de pie- lo ovaciona. El director agradece y sale de escena; llamado por los aplausos aparece de nuevo con una especie de bufanda colocada alrededor del cuello, en cuyos extremos se ve la bandera de su patria, Venezuela, y en un nacionalismo a ultranza que lo enaltece, regala un extra, el más famoso joropo venezolano, considerado el segundo himno nacional, “Alma llanera” del compositor Pedro Elías Gutiérrez, tocado admirablemente por nuestra Orquesta Sinfónica. Un hermoso fin de fiesta.
Saludamos la presencia de estos artistas venezolanos en nuestro país.”
(Revista “Alegría” del diario HOY de Santo Domingo. 12 de Septiembre 2014)
1779265_723749821038888_2938622605878978476_n

“El director Gerardo Estrada y el pianista Alfredo Ovalles, venezolanos, demostraron anoche la fuerza de la tradición sinfónica de esa bolivariana república americana.
Dos músicos sinfónicos, Gerardo Estrada y Alfredo Ovalles, llegados desde la Patria de Bolívar, sorprendieron al público con su capacidad interpretativa y de dirección orquestal, al punto de levantar aplausos y emociones y reclamos de volver a verles actuar.

10616486_10204124647532956_923104922085422851_n

La de anoche fue una velada para mostrar el orgullo de una Venezuela integralmente sinfónica y de una tradición musical que ha creado precedentes en el mundo.”
(Diario “EL NACIONAL”, Santo Domingo, 11 de Septiembre de 2014)

Después de su exitoso paso por la República Dominicana, Gerardo Estrada se trasladó a la ciudad de Constanza en Rumania, para participar en la Competencia Internacional de Directores de Orquesta “Black Sea Conducting Competition” a desarrollarse en el Teatro de Ópera y Ballet “Oleg Danovski” de esa ciudad ubicada a orillas del Mar Negro.

El concurso se llevo a cabo entre el 15 y el 20 de septiempre y contó con la presencia de participantes venidos de distintos rincones del mundo tales como Japón, Corea del Sur, Italia, Noruega, Holanda, China, Taiwan, Malasia, Colombia, Rusia, Bélgica y Venezuela.

El director criollo cumplió una brillante actuación y logró ubicarse entre los finalistas y obtener el Premio Especial de la Orquesta Sinfónica de Constanza, galardón único que se otorga por votación de los músicos de la orquesta.

Apenas sin asimilar por completo las emociones del concurso, Gerardo Estrada viajó hasta el Ecuador para ofrecer un concierto al frente de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Loja, al sur de ese país.

El repertorio elegido para la actuación en el Ecuador incluyó la Obertura Carnaval Romano de Hector Berlioz, El concierto para Violín y Orquesta de Julius Conus interpretado por el joven y talentoso violinista ecuatoriano Santy Abril, el cuadro sinfónico “En las Estepas del Asia Central” de Alexander Borodin y la Sinfonía número 100 “Militar” de Franz Josep Haydn.

El concierto, realizado el 26 de septiembre en el Centro Cultural “Alfredo Mora Reyes” de Loja fue un éxito rotundo y despertó ovaciones en el público presente, dejando abierto el panorama para futuras colaboraciones.

A continuación, Gerardo Estrada cumplió una especial etapa en la ciudad de San Juan de Pasto en Colombia, donde dictó un seminario de dirección orquestal organizado por la Red de Escuelas de Formación Musical, cuya Orquesta Sinfónica Juvenil sirvió de base para la actividad académica. Al evento asistieron directores de orquesta, banda y coros de todo el departamento de Nariño así como de otras regiones de Colombia e incluso de Ecuador. Durante 4 días, Gerardo Estrada compartió su experiencia con jóvenes directores que al final ofrecieron una hermosa muestra de lo aprendido al frente de la orquesta en el Centro Cultural del Banco de la República en Pasto, donde también participó el propio Maestro Estrada, esta vez sorprendiendo a todos al interpretar música tradicional venezolana en el violín.

Para culminar la exitosa gira, Estrada viajó hasta la Argentina para ofrecer un concierto al frente de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos en la Catedral de la Ciudad de Paraná, donde contó con la inmejorable participación del Maestro Miguel Pineda Záccara como piccolo solista.

El Templo Mayor de la capital de la provincia de Entre Ríos lució lleno para presenciar un gran concierto en un hermoso marco espiritual y arquitectónico. El virtuosismo del Maestro Miguel Pineda impresionó al público argentino al igual que la interpretación de Estrada al frente de la Orquesta local.

Con esta gira, el Maestro Gerardo Estrada reafirma una vez mas ante el mundo la valía de los músicos venezolanos, dejando una estela de éxitos y un mensaje claro de integración de los pueblos de América Latina, proclamando en cada uno de sus conciertos un mensaje amable pero firme en defensa de la paz y la vida, por la construcción del mundo que todos deseamos. Gerardo Estrada como venezolano está convencido del papel determinante que juega la música en esa lucha y por eso asume su rol de forma decidida y vehemente, apuntando hacia la excelencia pero con una profunda visión social que vincula al hecho artístico con el día a día del caminar del hombre y lo compromete con lo intrínseco de sus raíces. La Patria Grande ya es testigo de ello.